Me gusta

martes, 11 de julio de 2017

Cristina candidata

Para una continuidad económica

 Esto publicábamos un 9 de diciembre de 2015

Un plan inquietante cumplido



MACRI Y EL NUMERO 11
Por Javier Cornejo
Mes 12 del año 2015= 1+2+2+1+5= 11
El próximo viernes 11 será el primer día de labor en el que las riendas del país empezarán a ser accionadas por el nuevo “ungido” Presidente. Pronto sabremos si  el destino difiere del falso “modelo” del “relato” kirchnerista o será la otra cara de la misma moneda, es decir  el inicio de un nuevo previsto  espacio que recorrerá la política pendular argentina.
Número 11 que irrumpe en escena con particular estridencia y parece acompañará a Mauricio en los próximos tiempos.
Actualizando un artículo que publicara en esta columna en febrero de 2013, traigo a reflexión:
Este número  es el resultado de sumar el primer y el último número de la lista de los 10 primeros: 1+10=11/ 2+9=11/ 3+8=11/ 4+7=11/ 5+6=11/ 6+5=11/ 7+4=11/ 8+3=11/ 9+2=11.
El número 11 y sus secuencias numéricas (11.11–12.12-2.22-4.44 etc.) está presente en las cábalas numéricas de las religiones.  Salvo en las simbologías cristianas. ¿Será porque luego de la traición de Judas los apóstoles quedaron reducidos a 11?
Según San Malaquías Benedicto es el Papa N: 111
El Ultimo Papa en renunciar, previo a Benedicto: Gregorio XII en 1415 (1+4+1+5=11)
El 11-02-13 El Papa anuncia su abdicación, día del  inicio del nuevo año chino  de la serpiente, 11-02-13. Es el 155 (1+5+5=11) aniversario de Nuestra Señora de Lourdes (Tribuno 17-5-10 “Los Mensajes de Fátima”).
El 4 de julio (4+7=11) Declaración de la Independencia de EEUU firmada por 56 (5+6=11) Congresales.
Referenciando el emblemático día del colapso de la Torres Gemelas:  11-9 es el día n: 254 del año (2+5+4= 11) y restan 111 días para su finalización.
 Las dos torres son un 11 de hormigón.
Las Torres tenían 110 pisos cada una.
New York City tiene 11 letras.
George W Bush tiene 11 letras.
Vuelo que impacta en primer lugar American Airlines N: 11.
El vuelo N: 11 llevaba 92 (9+2=11) pasajeros.
El vuelo que impacta en el Pentágono AAN: 77 llevaba 65 (6+5=11) pasajeros.
Número total de víctimas 254 (2+5+4=11).
Número de emergencia 911 (9+1+1=11).
11-11-18 Fin de la Primer Guerra Mundial.
El 11-03-2004 (1+1+3+2+4= 11) Atentado de Madrid. El día 911 (9+1+1=11)  luego del atentado a las torres gemelas.
El 11-03-2011 Tsunami Japón.
Primer Nave que llega a la  Luna Apolo 11.
El número 11 tiene profundo significado en la religión islámica. En el año 632 (6+3+2=11) muere Mahoma y se funda la Religión.
Gran Bretaña= 11 letras
Reina Isabel = 11 letras
14-06 (1+4+6=11)  Rendición Argentina en  Malvinas ante: Jeremy Moore= 11 letras.
El 1-01-09 (1+1+9= 11) Se convierte en Ley  y a partir de esa fecha entra en vigencia la Constitución Inglesa de las Falkland Islands.
El 11-03-2013 (1+1+3+2+1+3=11) se efectúa  el Plebiscito Inglés en Malvinas.
Últimos atentados en París en la Jurisdicción 11.
Recientemente se dispuso dentro de los BRICS introducir la Asociación Next Elever N11, considerada como los próximos países en incorporarse al Grupo. Argentina no se encuentra entre ellos.
La lista de “onces”  excede con creces el espacio de esta columna, el lector con esta muy preliminar  guía fácilmente podrá encontrar  11 en múltiples situaciones.
Sólo para cerrar, Mauricio nació de:  Franco Macri = 11 letras.
El sillon vacío -5- y ellos caminan

CRISTINA POST BALOTAJE

11 de noviembre de 2015
Por Javier Cornejo
Desde los más diversos ámbitos, políticos, económicos, sociales,  médicos; se especula con la conducta de la Señora Presidente Fernández.
Se incursiona en variadas conjeturas de alteraciones que mezclan realidad con ficción, conductas de polaridades complejas, en fin, un sin número de “entendidas recetas” para interpretar los actos y dichos de la Primer Mandataria Argentina que repercuten ostensiblemente en todos los ámbitos nacionales, y en muchos casos trascienden nuestras fronteras incursionando en el peligroso mundo en el que estamos inmersos, del que inexcusablemente  formamos parte.
No debemos confundirnos, la Presidente no está enferma.
La Señora Fernández de  Kirchner no es ninguna “alterada”.
 Es la mejor farsanta que desempeña a la perfección la escenificación del mensaje impuesto por las mentes emergidas de los centros de altos estudios de Oxford, Cambridge, que le fueran sintetizados y comunicados por la propia Reina Isabel II el 2 de abril de 2009, oportunidad de la reunión de ambas mujeres en el Palacio de Buckingham. Libreto que fuera monitoreado en forma permanente, hasta estos días por los estudiosos de esta “colonia olvidada”.
El gatopardismo puesto en escena  está dirigido a cumplir acabadamente con la construcción  de las bases sobre las que se acelerará nuestro fraccionamiento geográfico y desintegración nacional, llevadas a la práctica  con minuciosa precisión: desmantelación institucional y de toda infraestructura, drogadicción generalizada, delincuencia atroz, destrucción familiar, indigencia y pobreza en progresión geométrica, conflictividad de sexos con la introducción de una alteración conceptual de “género” en el que todo masculino debe ser eliminado, abortos indiscriminados, una tasa de nacimientos contractiva, aniquilamiento demográfico, irascibilidad creciente, abulia que imposibilita toda mentalidad laboral, abdicación soberana territorial y monetaria que desemboca en un endeudamiento perpetuo que se materializará en el inminente “canje de deuda por territorio”.
El despliegue de Cristina Fernández de actos que potenciaron y orientaron la posibilidad de acceder a la Presidencia de Mauricio Macri no es producto de la casualidad.  Es el “cambio” necesario del accionar del que “todo cambie para que todo siga igual”. Es lo que “ella” necesita para ubicarse como la abanderada de la oposición, la Emperatriz del caos en una abyecta copia de su modelo: Nefertitis.  (Ya el 23 de febrero pasado en esta columna me refería a esta reina egipcia que la Presidente tiene por modelo, en un artículo titulado: Vocación de arquitecta en un país en caída libre).
Es preciso que la Señora Fernández investigue un poco más sobre su modelo egipcio, consulte las fuentes sobre el asesinado Faraón Akenaton y los motivos por los que Nefertitis fuera borrada de la historia del Nilo.
Tal estudio le permitirá evaluar sus actos destinados a unificar en pos de sí la violencia que intenta desatar con posterioridad a la asunción de Macri como nuevo presidente de nuestro país. Sería el cumplimiento de la 2da. Parte del libreto británico que debe llevar a cabo de forma magistral, tal como desarrolló la primera parte del mismo en sus períodos de gobierno. 
Las agrupaciones Tupac Amaru, La Cámpora, Vatayón Militante, Dragones, Kolina, Piqueteros de todo el país, usurpadores, cárteles, mapuches originarios for export, etc. todo lo que signifique violencia e intransigencia, tendrá su voz y accionar virulento con el desempeño post electoral que le cabrá a la actual mandataria, en complacencia y participación (consciente o no) del nuevo presidente.
Pronto lo veremos.
AUTODEFINIDA ARQUITECTA


Por Javier Cornejo
Iniciamos el  2015.
El último año  de la  Presidente Cristina Fernández  en un trono  que seguramente  considera vitalicio, quizá emulando a su heroína y modelo la Egipcia Reina Nefertitis. 
 
 La curiosidad me lleva a traer al presente a don Benjamín Solari Parravicini quien en su variedad psicográfica dedica una serie de ellas a circunstancias que, bien puede sostenerse, tienen una clara referencia a momentos actuales.
Para el caso tomaré la psicografía denominada: “Egiptóloga en argento” del 2 de julio de 1940:
Si bien  en la misma existen un sin número de mensajes simbólicos, destaco sólo los referidos al tema de la presente: nótese el perfil femenino de la imagen central con su destacado “turbante”, la hoz al frente, el “ojo que todo lo ve” enmarcado triangularmente, la base del “plata río”,  (un análisis pormenorizado excede esta columna). 
Es conocida y publicitada la devoción de la Presidente Argentina hacia  determinados faraones egipcios.
En el escritorio presidencial, en las fotos que oportunamente se publicaron, observamos claramente un busto de Nefertitis, incluso se efectuaron fotografías artísticas de la Presidente con la escultura (busto) de la reina egipcia en sus visitas al museo del Cairo. 
En múltiples oportunidades estableció singulares paralelismos, especialmente en agosto de 2012 cuando presentó el Polo Tecnológico en la isla Demarchi,  ocasión en que se autoproclamó como la “re-encarnación de una gran arquitecta egipcia”. O en diciembre de 2011 en el acto de cierre de Argentina Exporta Audiovisuales: “con esta vocación de arquitecta egipcia que tengo, yo digo que en otra vida debo haber sido una gran arquitecta egipcia”. 
¿Esta vocación presidencial será  una mera  casualidad?
¿La presidente conoce y es parte de estos temas?
De todos modos son muy sugestivas sus palabras del 9-01-13  en Mar del Plata al regreso de la fragata Libertad:
 “…es necesario entender que esta lucha que estamos llevando a cabo los argentinos no sólo es algo que importe a nuestro país, depende también en gran medida la suerte de un Nuevo Orden que debe darse en el mundo”.   
¿A qué nuevo Orden Mundial se refiere?
 ¿Será al que considera como destino “sur” de la humanidad una realidad geográfica con principio en la Antártida  apetecible  por todos? ?
¿Estarán por ocurrir cosas que no vislumbramos?
Los tiempos venideros prontamente nos lo dirán.
 

 
Resistir, una decisión premeditada
Miércoles 09 de diciembre de 2015
Cristina Kirchner no le entregará a Mauricio Macri los símbolos del poder presidencial: el bastón y la banda. Pero quería ir al Congreso, sobre todo para despedirse de los militantes de La Cámpora que se congregarán en la plaza que está frente al palacio parlamentario.
El nuevo gobierno no tenía formas para impedirle el acceso al edificio, porque no se hace eso con un ex presidente. El problema se agravó porque Cristina quería acceder al recinto, donde jurará Macri, aunque no le entregará aquellos símbolos. Si el próximo gobierno se hubiera negado a ese deseo, el riesgo que corría era que las cosas llegaran al forcejeo personal. Esta posibilidad venía siendo calculada desde hacía varios días por dirigentes del macrismo. "Cristina en algún momento piensa en la historia. No se llegará a eso", los conformó otro macrista. Oscar Parrilli pareció darle la razón en la tarde de ayer a aquel pronosticador cuando anunció que no estaban dadas las condiciones para que Cristina fuera al Congreso. Sin embargo, no hay que dar nada por seguro. La Presidenta es la persona más imprevisible de la política.
Una primera conclusión indica que la próxima ex presidenta tomó mucho antes la decisión de no transferirle el poder simbólico a Macri. Fue el domingo, cuando escribió en Facebook una larga carta (nunca son cortos sus párrafos, ni cuando habla ni cuando escribe) en la que denuncia que el presidente electo le gritó a una "mujer sola". Es imposible imaginar ese Macri para cualquiera que lo conoce. Macri cultiva su autoridad, como cualquier jefe político, pero cuando se enoja con algún colaborador sólo cambia el gesto y da una orden con una frase corta. Nunca se lo vio ir más allá de ese límite. ¿Por qué lo haría con quien que es todavía la presidenta en funciones?
Sin embargo, es probable que Cristina confunda a veces los matices de la realidad. Hace muchos años que a ella no le habla nadie. El consejo que deslizan sus asistentes a cualquiera que la ve es: "A la Presidenta no se le habla; se la escucha". Si nadie le habla, ¿quién podría decirle que no? Nadie. Lo que sucedió con Macri es que éste le habló con tono firme y que, encima, le dijo que no. Suficiente para que ella considerara que ofendieron la investidura presidencial y que la maltrataron como mujer.
Cristina Kirchner y su marido fueron los presidentes que más maltrataron públicamente a cualquier disidente de sus creencias. Eso formaba parte de "la política", como lo justificaron siempre en la intimidad. La mera sensación de un maltrato a ella que no existió Cristina la convirtió, en cambio, en una catástrofe institucional y personal. Mero pretexto para no cumplir mañana con su obligación histórica y para, de paso, excitar con el rencor a la militancia camporista que la esperará en el Congreso. Definitivamente, Cristina se está convirtiendo en un protagonista tóxico de la política argentina.
La segunda conclusión de la lectura de aquella carta rupturista es que todo se reduce a que ella quiere estar en Santa Cruz en el acto de asunción como gobernadora de su cuñada Alicia Kirchner. Y decidió irse en un vuelo regular de Aerolíneas Argentinas. No tiene tiempo, por lo tanto, para esperar a Macri en la Casa de Gobierno, que es donde se debe hacer la transmisión simbólica del poder. La condición que le ponía Macri (esperarlo en el lugar donde reside el Poder Ejecutivo) le impedía hacer lo que ella quiere, que es lo está haciendo desde hace demasiado tiempo. A un monarca absoluto no se le fija hora ni se lo cita en un lugar determinado.
Santa Cruz es otro tema. El amplio imperio de los Kirchner se redujo, al fin y al cabo, al viejo feudo provincial. La derrota cambió hasta los códigos familiares. Por primera vez, la cuñada Alicia tendrá más poder que Cristina. Ésta decidió monitorear personalmente esa novedad política y familiar. Tal vez Macri cometió el error de no ofrecerle un avión de la flota presidencial (no el Tango 01) para llevarla por última vez al lugar que ella quisiera. Le hubiera sacado un pretexto, pero seguramente Cristina hubiera encontrado otro. Lo que no quiere, en última instancia, es la foto que la registrará entregándole el poder a Macri.
Es probable que la Justicia termine dictaminando que el mandato de Cristina concluirá esta noche, a las cero horas de mañana. Es la opinión coincidente de varios constitucionalistas, pero es el resultado también del sentido de responsabilidad de la Justicia. ¿Hasta dónde se llegará con un sainete convertido en crisis institucional? ¿Cuándo alguien le pondrá fin? ¿Acaso no hubo en la historia transmisiones del mando presidencial mucho más complicadas (la de Lanusse y Cámpora o la de Bignone y Alfonsín, por ejemplo) y se pudieron hacer normalmente en el Congreso y en la Casa de Gobierno? Como suele suceder en la Argentina de los Kirchner, los conflictos de la política terminan resolviéndolos los jueces. Será así, otra vez. Si en la medianoche de hoy concluirá el mandato de Cristina, ella no tendrá mañana ningún poder institucional para imponer nada.
Cristina ya ha logrado algunas cosas para arruinarle la fiesta a Macri, que es lo que se propuso desde la noche del ballottage perdidoso. La convocatoria a los militantes de La Cámpora en la plaza Congreso (y la actitud combativa de su jefa) podría limitar la asistencia de argentinos contentos a las calles por donde pasará el flamante presidente de los argentinos después de jurar ante la Asamblea Legislativa. Muchos países importantes del mundo, que habían dispuesto enviar delegaciones significativas a la asunción de Macri, están retrocediendo ante el grado de incertidumbre de la ceremonia argentina. Cristina pagará su precio. Se quedará sólo con La Cámpora en el país, y en el extranjero profundizará el mal concepto que hay de ella. Su persona y sus formas son la práctica de la teoría del caos, vaya donde vaya.
Esos rasgos tan propios de la presidenta argentina se profundizaron en los últimos días. La derrota de noviembre ha transformado la épica en nada. La revolución que les prometió a los jóvenes kirchneristas fue tumbada por un propuesta moderada, consensual y homologada por el mundo. El "vamos por todo" de 2011 terminó en una entrega de todo, que todavía ni siquiera empezó.
Para peor, el mundo en el que ella creía también se viene abajo. El chavismo venezolano (que Cristina defendió como la ilusión de un socialismo nuevo en América latina) sufrió una derrota aplastante y definitiva. El PT brasileño (que ella prefería a cualquier otra alternativa en el país vecino) está a las puertas de entregar el gobierno luego de una increíble saga de investigaciones de corrupción y de una monumental crisis económica. En Cuba, los hermanos Castro están más entusiasmados en negociar con Washington que en alentar a sus viejos aliados del eje bolivariano. Su amigo Rafael Correa tambalea en Ecuador, y Evo Morales se está pasando silenciosamente al bando de los líderes racionales de la región.
El populismo tiene algunas características inconfundibles, como, por ejemplo, la confrontación de la sociedad con las instituciones de la democracia. Pero requiere una condición: necesita mucho dinero, aunque se trate de recursos que pertenecen a varias generaciones. Es lo que gastaron el kirchnerismo argentino, el chavismo venezolano y, de algún modo más light, el PT brasileño, hasta que los vientos cambiaron y el petróleo y la soja dejaron de valer lo que valían. El populismo sin chequera no tiene destino.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Advertencia sobre comentarios

Advertencia sobre comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...