Me gusta

jueves, 14 de septiembre de 2017

Basta de el hombre y la huella de carbono!!!!


Cómo Evitar al Pánico por el Clima
Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
Agosto 10, 2017
La población mundial ha sufrido, innecesariamente, durante los últimos 40 años un pánico relacionado con el clima sin caer en cuenta de que, desde 1985, los medios de prensa nos han regalado una alarma climática cada 25 años. Y ninguna de ellas ha sido válida.
Por suerte, la ciencia del clima es ahora lo bastante buena para predecir los abruptos ciclos climáticos con que Madre Naturaleza nos ha regalado millones de años.
Después del frío causado por el Mínimo Solar Maunder en 1715, por ejemplo, la temperatura subió 0,3º C en menos de 25 años. Luego, dos siglos más tarde, las temperaturas descendieron de manera igualmente rápida durante el frío del Mínimo Dalton. Estos cambios abruptos ocurrieron en pocas décadas en lugar de siglos. Algunos cambios fueron favorables, y un número similar fueron desfavorables –pero ninguno de esos cambio involucró al dióxido de carbono.
Algunos científicos pronosticaron en 1895 que una nueva Edad de hielo estaba comenzando. En 1933, el Washington Post publicó un largo artículo sobre el derretimiento del Ártico. En los años 70s la revista Newsweek predijo otra vez una Edad de Hielo. Y desde 1988 tuvimos un "consenso" global de los medios sobre que el mundo sería en poco tiempo más demasiado caliente para la supervivencia de humanos y animales. Esto, a partir de la ausencia de un significativo calentamiento global en los últimos 20 años! Sin embargo, los redactores de noticias están intentado "predecir" al clima a partir de datos de los últimos 5 años. Y lo hacen de manera lineal a pesar de que las tempera-turas nunca se mueven en una línea recta.
El CERN, al laboratorio de física de partículas más importante del mundo, completó hace un par de años un intensivo estudio de la química de las nubes terrestres. El CERN notó que la tierra se ha calentado, de manera persistente pero errática, desde 1715 (la parte más fría de la Pequeña Edad de hielo). Estos 300 años de calentamiento es parte del mismo ciclo natural que nos trajo a la Pequeña Edad de hielo y al Período Cálido Medieval.
Es probable que la Tierra se caliente un poco más en el siglo que viene, pero el CERN no predice al infame calenta-miento desbocado imaginado por los modelos computarizados del clima. De hecho, picos de calentamiento estadísti-camente iguales al evento denunciado por Al Gore entre 1976-1998, han ocurrido innumerables veces durante la historia del planeta, más recientemente entre 1869-1880 y 1915-1940.
Acá están los cinco ciclos claves que sabemos que impactarán en un futuro cercano.
El Ciclo de Hielo de 90.000 Años
No hay discusión sobre ese ciclo. Es el ciclo más grande y más peligroso para los seres humanos.
Las últimas cuatro Edades de Hielo promediaron 90.000 años cada una. Los interglaciales, como el actual, duran apenas 10.000-30.000 años, y han transcurrido 14.000 años desde que el último máximo glacial comenzó a calen-tarse. No podemos predecir cuándo golpeará el próximo período glacial, pero sabemos que llegará lentamente. El artículo necesita miles de siglos para desarrollar a las vastas capas de hielo. Tenemos muchísimo tiempo para hacer nuevas investigaciones y, tenemos la esperanza de que las nuevas tecnologías pueden reducir y neutralizar los efectos perjudiciales o desastrosos.
El Ciclo Dansgaard-Oeschger de 1500 Años está
también aceptado por ambas partes del debate.

Aunque los alarmistas afirman que el CO2 tomó control de nuestro clima en 1976.
En estos momentos estamos en la fase de calentamiento del ciclo Dansgaard-Oeschger, siendo el tiempo tan bueno como pocas veces lo tuvo antes el mundo. La mayor parte del progreso de la humanidad vino durante esos períodos de calor. El calentamiento eleva la temperatura promedio de la Tierra en sólo 1 a 2 grados, pero también tenemos un tiempo notablemente estable y benéfico.
El importante experimento del CERN reveló que el ciclo Dansgaard-Oeschger está controlado por la activad de los rayoso cósmicos. Cuando el sol está activo. Indicado por la abundancia de manchas en su superficie, menos rayos cósmicos llegan a la atmósfera de la Tierra. De tal manera se crean menos nubes, y sin una cobertura de nubes considerable, la Tierra se calienta. Cuando el sol es débil, como durante la Pequeña Edad de Hielo, una gran cantidad de rayos cósmicos impacta sobre la atmósfera. Se forman vastas masas nubosas. Los hallazgos del CERN sugieren con mucha fuerza que el sol continúa dominando al clima de la Tierra. El CO2 tiene su importancia, limitada, pero su influencia es de alrededor de 1º C. Eso es significativo, pero no peligroso.
La "pequeña edad de hielo" que siga a este calentamiento moderno estará dominada por tiempo frío y caótico, con breves temporadas de crecimiento de cosechas, heladas fuera de tiempo, sequías de siglos de duración y terribles inundaciones. La diferencia de temperatura entre el Ártico y el ecuador se ampliará en hasta 10 grados, haciendo que las tormentas sean unas tres veces más fuertes. Por ejemplo, en 1588 una gigantesca tormenta hundió a casi 100 barcos de la Gran Armada Española; o en las costas de Escocia un huracán en 1694 cubrió, de la mañana a la noche, a un condado entero con dunas de arena.
Las "pequeñas edades de hielo" matan muchos más seres humanos que cualquier otro desastre natural. Las culturas en todo el mundo han fracasado, una y otra vez, cuando el frío caótico impidió que los granjeros cosecharan el sufi-ciente alimento para sus ciudades. Durante las pasadas "pequeñas edades de hielo" los humanos también sufrieron grandes epidemias como las de cólera y a peste bubónica que redujeron a casi un 50% a la población de Europa.
Los ciclos siempre regresan. La pregunta es si el próximo cambio abrupto de clima nos traerá una desesperante Edad Glacial o una mucho más moderada "pequeña edad de hielo." Afortunadamente nuestra moderna tecnología de elevados rendimientos agrícolas probablemente podrá alimentar la población mundial durante algunos pocos siglos de tiempos de cosechas de "edades de hielo". El CO2 adicional en la atmósfera también mantendrá su efecto fertili-zante sobre las plantas. Tendremos que seguir necesitando nuevas investigaciones en agricultura y más infraestruc-tura en los países en vías de desarrollo. Largas sequías obligarán una extensa ayuda alimentaria en las regiones afectadas, o aún reasentamientos. Pero esos son nuevos desafíos; no desastres.
La Oscilación Decádica de 60 Años del Pacífico
Todas las predicciones fracasadas de inminentes desastres climáticos se deben, en su gran mayoría, a este abrupto –pero moderado- patrón climático:
No se reconoció a la PDO (Pacific Decadal Oscillation) hasta 1996 cuando los expertos en pesquería cayeron en cuenta que, cuando el salmón se hacía escaso en el Rio Columbia, aumentaba la cantidad de salmones en el golfo de Alaska, y viceversa. El Océano Pacífico estaba moviendo al alimento de los salmones en fases que duraban hasta 30 años cada una. No es extraño que hayamos experimentado alarmas climáticas cada 25 años!
Como dice la página de la Organización Mundial de Alimentos y Agricultura (FAO) en su publicación sobre pesquería:
Es razonable esperar que las llegadas de peces tendrían una correlación mayor con los correspondientes índices climáticos regionales que con los índices más globales. Sin embargo, los resultados obtenidos hasta ahora sugieren que la dinámica de pesca en las principales especies comerciales del Pacífico (salmón del Pacífico, sardinas japonesas, californianas y peruanas, bacalaos de Alaska, y jurel chileno) están en mayor correlación con los índices climáticos globales, dT y ACI que los que están con sus correspondientes índices regionales.
El actual hiato o pausa del calentamiento, aunque en apariencia "inexplicable" para los alarmistas, es nada más que un enfriamiento del Océano Pacífico. Este enfriamiento comenzó alrededor de 2002, y los pescadores esperan que dure hasta 2032.
Los Mínimos de 200 Años de Manchas Solares
Nuestro sol tiene menos manchas que en cualquier momento de los últimos 100 años.
El Mínimo Maunder de manchas solares (1645-1710) causó terribles hambrunas durante la Pequeña Edad de hielo, pero los historiadores tienden a ignorar a los mínimos solares durante los calentamientos globales; esos mínimos no causaron grandes hambrunas. Una reciente re-examinación del registro de manchas solares encontró que los míni-mos solares disminuyeron fuertemente a la temperatura global durante unos 60 años… cada 200 años.
El Mínimo Dalton, que trajo las miserias heladas de Londres en las novelas de Charles Dickens, terminó alrededor de 1820. Ahora las tendremos otra vez. Un gran grupo de expertos solares predice un gran y profundo mínimo solar hacia 2030.
Entre la actual Oscilación del Pacífico y el próximo Gran Mínimo Solar, la Tierra pasará muy seguramente por un siglo entero (1998-2100) sin calentamiento global. ¿Podrían estar las predicciones de James Hansen de 1988 sobre crecientes temperaturas futuras más radicalmente erradas? ¿O las de Al Gore?
El ciclo del Niño es corto, dramático, y no muy importante –excepto que gatilló a los dos últimos picos agudos de las temperaturas (1998 y 2016). Los Niño calientan al Pacífico en unos 2º C, pero se enfría rápidamente en el año siguiente. Durante los Niños recientes los alarmistas afirmaron que la Tierra estaba reiniciando su largamente predi-cho drástico calentamiento. Estuvieron equivocados, una vez más.
Sabiendo que grandes cambios climáticos están llegando, y más o menos cuándo lo harán, nos debería permitir prepararnos para eventos inevitables. Eso tendría que recortar costos y aumentar la capacidad de supervivencia. En agudo contraste, los costos de nuestro actual pánico climático han sido enormes. Hemos malgastado muchos miles de millones de dólares en erradas investigaciones sobre el CO2 que no encontró respuestas. Se gastan "miles de billones" en subsidios para gigantescas e inútiles turbinas de viento, paneles solares hechos con tierras raras, y enormes porciones de cosechas de biocombustibles. El costo de cumplir con os requisitos del Acuerdo de París se estima en 1 billón de dólares por año, es decir, un millón de millones de dólares. La visión alarmista de nuestro futuro de "Gran Hermano" sale directamente de la brillante novela de George Orwell, 1984!
Ahora, armados con el conocimiento de los 5 ciclos, no necesitamos llevar a nuestro moderno estilo de vida de regreso a 1850. O poner nuestro futuro en manos de activistas auto elegidos y burócratas que parecen estar ansiosos de "racionarnos" las energías renovables a nosotros, los consumidores de a pie. El previsto $1 billón de dólares del Acuerdo de París, si se invierte de manera privada en la infraestructura del Tercer Mundo. Podría eliminar a la mayor parte de la pobreza del mundo. Pero el Acuerdo de París no tendría ni el más mínimo efecto sobre la temperatura de la Tierra en 2100.



Científico de Harvard: "La Ciencia del Clima en Serios Problemas"
"Gente Realmente Sucia Haciendo Cosas Malas"
Pierre Gosselin
No Tricks Zone
Agosto 20, 2017
En una presentación (ver video más abajo) el astrofísico de Harvard Smithsonian salió disparando con ambos cañones contra la corrupción en la ciencia.
Comenzó diciendo que cualquier científico respetable diría que la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (NAS) es "100% corrupta", y que los científicos del clima que colaboran con el contenido del NAS son "realmente peligrosos", comparando a sus soluciones para el calentamiento global con la amputación de brazos y piernas del paciente para curarle un dolor de cabeza.


Negativa a Debatir, Como una Religión
Willi Soon dice que hay un exceso de activismo político en la ciencia y dispara contra la negativa de los científicos del calentamiento global a debatir al asunto en público, y comparó a la ciencia del calentamiento global con la religión, calificándola de "Cientificismo". Afirma que el público está siendo confundido por la "interferencia política" en la ciencia.
"En Serio Peligro"
El distinguido profesor de Harvard critica al lenguaje hostil usado por los activistas del calentamiento global, que él siente que jugaron un papel en el atentado a balazos contra las ventanas de dos distinguidos científicos, escépticos de la teoría del cambio climático antrópico, Roy Spencer y John Christy. Presenta una serie de diapositivas tituladas: "La Ciencia en Serio Peligro".
Desconexión con la Realidad
Soon cree que el alarmista climático Michael Mann es un delirante que parece creer ser alguien que está rescatando al planeta. En general, son pinta una imagen de científicos que se han vuelto totalmente descontrolados y están completamente desconectados de la realidad, citando un pedido del IPCC de que el mundo tendría que pagar 535 billones de dólares por el pecado del CO2 y Gavin Schmidt, de NASA/GISS afirma que el hombre está controlando al calentamiento global y al cambio del clima en más del 100%.

La lista de cosas que se dicen que están causando al calentamiento global y al aumento del CO2 está alcanzando dimensiones absurdas., como por ejemplo "más patas fangosas" o que los pájaros cantan diferente.
Colusión, intimidación y censura
Un problema que Soon denuncia es la de "censura e intimidación", y que se ha vuelto abusiva. Los alarmistas del clima se asocian para acallar otras opiniones y para enlodar la reputación de aquellos científicos que están en desacuerdo con la hipótesis del cambio climático. Son dice abiertamente que ellas son "personas realmente sucias que hacen cosas malas."
Paranoia, contemplación de suicidio
En la marca del minuto 33, Soon presenta un gráfico mostrando la manera en que los científicos del calentamiento global, habiendo sido frustrados por científicos escépticos, discutieron la manera de reformar al proceso de "revisión por los pares" para evitar la publicación de los estudios escépticos en los journals científicos. Menciona cómo el Profesor Phil Jones, durante los primero días del Climategate se desesperó de tal manera de resultar expuesta su manera fraudulenta de modifica información del clima, que declaró haber contemplado suicidarse.
"Estrella amarilla"
Soon demuestra la manera en que la conferencia de la American Geophysical Society bloqueó a los científicos que tenían diferentes opiniones y visiones sobre el cambio climático. La censura fue tan patente que el profesor Soon renunció a su membresía a la AGS. El astrofísico de Harvard están odiado y temido por la comunidad mundial del alarmismo climático que se ve forzado a requerir de financiamiento privado. Un journal, dice, hasta empleó a la "estrella amarilla" para designar a Soon como un científico del que hay que cuidarse, una táctica que Soon dice ingresa bien adentro de territorio nazi.
Sobre su némesis, la caída en desgracia de Michael Mann, el autor del ya largamente desacreditado estudio y gráfico del Palo de Hockey, son le llama 2un triste sujeto", que hasta se equipara con un sobreviviente del holocausto, y una científico que evita al ciencia y ahora hace foco más en ataques personales. Soon resume el tema con dos conclusiones
Conclusión No. 1
La oscura nube de censura e intimidación está ya en total evidencia barriendo a la escena de la ciencia del clima. La ciencia del clima, tal como la conocemos, está peligrosamente invadida y corrompida por el "cientificismo".
Los grandes "intimadores" de la censura, esos científicos, esas institu-ciones científicas, siguen actuando y tomando decisiones en casi todas las materias importante para la ciencia, y eso tiene que ser detenido.
Conclusión No. 2
Casi todas las instituciones están esencialmente pobladas de activistas y alarmistas, más que por científicos curiosos, que están convencidos de los grandes daños del CO2 sin necesidad e interés por la evidencia científica.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Aviso

Aviso

Advertencia sobre comentarios

Advertencia sobre comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...