Me gusta

martes, 26 de diciembre de 2017

Canibalismo zombie



Alertan por una potente droga que convierte en "zombies" a los jóvenes
La sustancia le da al consumidor una fuerza descomunal, lo vuelve altamente agresivo y acelera su ritmo cardíaco, lo que aumenta la presión sanguínea y produce calor interno insoportable, lo que hace que el adicto se desnude.

Especialistas alertaron sobre una potente droga que se está haciendo popular entre los jóvenes de los barrios más humildes del Conurbano bonaerense, quienes al consumirla en pequeñas dosis, parecen convertirse en "zombies" y adoptan reacciones extremadamente agresivas e incluso dan muestras de conductas canibalistas.

El alucinógeno llamado "La Flakka", también conocido como "la droga zombie", genera conmoción y temor en el Conurbano bonaerense, donde, en las últimas horas, se conoció el caso de un joven de la localidad bonaerense de Florencio Varela que, afectado por esta sustancia, salió desnudo a la calle y rompió a cabezazos el parabrisas de un colectivo de la línea 148, mientras mordía las extremidades de su cuerpo e intentaba arrancarse el pene.

Se trata de una sustancia que le da al consumidor una fuerza descomunal, lo vuelve altamente agresivo y acelera su ritmo cardíaco, lo que aumenta la presión sanguínea y produce calor interno insoportable, lo que hace que el adicto se desnude.

El triste episodio, que ocurrió en la intersección de Eva Perón y Virgen de Itatí del barrio La Colorada, fue registrado en las vísperas de Navidad por un pasajero que viajaba en el Ramal C de la empresa de colectivos "El Halcón", en un impactante video que se viralizó rápidamente en las redes sociales.

La víctima de este potente y letal estupefaciente es un menor de 16 años, que debió ser trasladado al Hospital Mi Pueblo de Florencio Varela, donde fue sedado y quedó internado producto de las heridas que se había autoinflingido, mientras estudiaban posibles secuelas cerebrales a raíz de los golpes que le dio al parabrisas del micro con su frente.

En el vecindario donde reside este adolescente advirtieron que la Flakka es cada vez más popular entre los jóvenes de los barrios humildes de la región, quienes, al consumir pequeñas dosis, adoptan reacciones extremadamente agresivas, son peligrosos y llegan, incluso, a dar muestras de conductas canibalistas.

El presidente de la Asociación Antidrogas de la República Argentina (AARA), Claudio Izaguirre aseguró que esta peligrosa sustancia "ya se instaló en la provincia de Buenos Aires y se está popularizando en sectores del conurbano", al tiempo que advirtió que "vamos a tener esta droga en todos los rincones de Argentina si no se desarticulan a tiempo los laboratorios" donde la están cocinando.

Respecto del caso registrado en Florencio Varela, el titular de AARA explicó que el adolescente reacciona de esa manera porque "al consumir la Flakka se experimenta una elevada temperatura corporal y la primera reacción es quitarse la ropa".

Asimismo, detalló que la sustancia "genera malestar e incomodidad en todo lo que sobresale del tronco del cuerpo. Por ese motivo se muerde los brazos y se tira al piso en un intento de arrancarse el pene con la boca", remarcó Izaguirre en diálogo con el Diario Popular.

La también llamada droga zombie tiene sus orígenes en Asia a fines de 2013, luego se expandió por Europa y tuvo su explosión en los Estados Unidos, donde se registraron numerosos casos de canibalismo.

En los últimos años se popularizó en Brasil y ahora comenzó su lamentable recorrido por Argentina.

Con un efecto prolongado de entre 8 y 10 horas, su consumo puede ocasionar secuelas psiquiátricas irreversibles e incluso la muerte si se ingiere en reiteradas ocasiones.

Los especialistas alertaron que la Flakka es una metaanfetamina modificada molecularmente, similar al cristal o el éxtasis, que usualmente se vende como MDMA.

A raíz de su peligrosidad, la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar) emitió este año un alerta y remarcó que esta droga es disociativa y produce excitación, delirio, alucinaciones, paranoia e, incluso, "canibalismo".

"Provoca sentimientos de euforia, aumento del estado de alerta, excitación sexual, sensación de tener más energía, creatividad y productividad", explicaron especialistas.

 
¿Cómo legalizar cualquier fenómeno, desde la eutanasia hasta el canibalismo?

Publicado: 17 abr 2014

© Wikimedia

En la actual sociedad de la tolerancia, que no tiene ideales fijos y, como resultado, tampoco una clara división entre el bien y el mal, existe una técnica que permite cambiar la actitud popular hacia conceptos considerados totalmente inaceptables.
Esta técnica, llamada 'la ventana Overton' y que consiste en una secuencia concreta de acciones con el fin de conseguir el resultado deseado, "puede ser más eficaz que la carga nuclear como arma para destruir comunidades humanas", opina el columnista Evgueni Gorzhaltsán.

En su artículo en el portal Adme, pone el ejemplo radical de cómo convertir en aceptable la idea de legalizar el canibalismo paso a paso, desde la fase en que se considera una acción repugnante e impensable, completamente ajena a la moral pública, hasta convertirse en una realidad aceptada por la conciencia de masas y la ley. Eso no se consigue mediante un lavado de cerebro directo, sino en técnicas más sofisticadas que son efectivas gracias a su aplicación coherente y sistemática sin que la sociedad se dé cuenta del proceso, cree Gorzhaltsán.
Primera etapa: de lo impensable a lo radical

Obviamente, actualmente la cuestión de la legalización del canibalismo se encuentra en el nivel más bajo de aceptación en la 'ventana de posibilidades' de Overton, ya que la sociedad lo considera como un fenómeno absurdo e impensable, un tabú.

Para cambiar esa percepción, se puede, amparándose en la libertad de expresión, trasladar la cuestión a la esfera científica, pues para los científicos normalmente no hay temas tabú. Por lo tanto, es posible celebrar, por ejemplo, un simposio etnológico sobre rituales exóticos de las tribus de la Polinesia y discutir la historia del tema de estudio y obtener declaraciones autorizadas sobre el canibalismo, garantizando así la transición de la actitud negativa e intransigente de la sociedad a una actitud más positiva.

Simultáneamente, hay que crear algún grupo radical de caníbales, aunque exista solo en Internet, que seguramente será advertido y citado por numerosos medios de comunicación. Como resultado de la primera etapa de Overton, el tabú desaparece y el tema inaceptable empieza a discutirse. 
Segunda etapa: de lo radical a lo aceptable  

En esta etapa, hay que seguir citando a los científicos, argumentando que uno no puede blindarse a tener conocimientos sobre el canibalismo, ya que si alguna persona se niega a hablar de ello será considerado un hipócrita intolerante.

Al condenar la intolerancia, también es necesario crear un eufemismo para el propio fenómeno para disociar la esencia de la cuestión de su denominación, separar la palabra de su significado. Así, el canibalismo se convierte en 'antropofagia', y posteriormente en 'antropofilia'. 

Paralelamente, se puede crear un precedente de referencia, histórico, mitológico, contemporáneo o simplemente inventado, pero lo más importante es que sea legitimado, para que pueda ser utilizado como prueba de que la antropofilia en principio puede ser legalizada.   
Tercera etapa: de lo aceptable a lo sensato 

Para esa etapa, es importante promover ideas como las siguientes: "el deseo de comer personas está genéticamente justificado", "a veces una persona tiene que recurrir a eso, si se dan circunstancias apremiantes" o "un hombre libre tiene el derecho de decidir qué come".

Los adversarios reales a esos conceptos, es decir, la gente de a pie que no quiere ser indiferente al problema, intencionadamente se convierten para la opinión pública en enemigos radicales cuyo papel es representar la imagen de psicópatas enloquecidos, oponentes agresivos de la antropofilia que llaman a quemar vivos a los caníbales, junto con otros representantes de las minorías.

Expertos y periodistas en esta etapa demuestran que durante la historia de la humanidad siempre hubo ocasiones en que las personas se comían unas a otras, y que eso era normal.   
Cuarta etapa: de lo sensato a lo popular

Los medios de comunicación, con la ayuda de personas conocidas y políticos, ya hablan abiertamente de la antropofilia. Este fenómeno empieza a aparecer en películas, letras de canciones populares y videos. En esta etapa, comienza a funcionar también la técnica que supone la promoción de las referencias a las personajes históricos destacados que practicaban la antropofilia.

Para justificar a los partidarios de la legalización del fenómeno se puede recurrir a la humanización de los criminales mediante la creación de una imagen positiva de ellos diciendo, por ejemplo, que ellos son las víctimas, ya que la vida las obligó a practicar la antropofilia.  
Quinta etapa: de lo popular a lo político

Esta categoría supone ya empezar a preparar la legislación para legalizar el fenómeno. Los grupos de presión se consolidan en el poder y publican encuestas que supuestamente confirman un alto porcentaje de partidarios de la legalización del canibalismo en la 
sociedad. En la conciencia pública se establece un nuevo dogma: "La prohibición de comer personas está prohibida."

Esta es una técnica típica del liberalismo que funciona debido a la tolerancia como pretexto para la proscripción de los tabúes. Durante la última etapa del 'movimiento de las ventanas' de Overton de lo popular a lo político, la sociedad ya ha sufrido una ruptura, pues las normas de la existencia humana se han alterado o han sido destruidas con la adopción de las nuevas leyes.

Gorzhaltsán concluye que el concepto de las 'ventanas de posibilidades', inicialmente descrito por Joseph Overton, puede extrapolarse a cualquier fenómeno y es especialmente fácil de aplicar en una sociedad tolerante en la que la llamada libertad de expresión se ha convertido en la deshumanización y donde ante nuestros ojos se eliminan uno tras otro todos los límites que protegen a la sociedad del abismo de la autodestrucción.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Aviso

Aviso

Advertencia sobre comentarios

Advertencia sobre comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...