Me gusta

sábado, 17 de marzo de 2018

Te permito ayudarme a pescar en tu mar



El commonwealth es agraciado por el Reino, más allá de la ignorancia de sus súbditos, ¿o gracias a ella?


Complementariedad

Por Javier Cornejo
Artículo publicado en el diario El Tribuno el 02.11.2012

Iniciamos el 2012, en el que se cumplen 30 años de la cruenta Guerra de Malvinas, herida abierta que parece encaminarse a un resultado, profundizando la misma.

La ficción del entramado discursivo que el gobierno del Imperio Británico pone en escena, al que le hacen eco los funcionarios argentinos, en la intención de presentar al mundo unas aparentes e irreconciliables posiciones antagónicas, tiene por solo objeto el desvío de atención del único paso válido que debe realizar el gobierno argentino, si es que existe una intención cierta de reclamo soberano sobre nuestras islas Malvinas, esto es: la denuncia de los tratado de Madrid, del 15 de febrero, y de Londres, del 11 de diciembre de 1990.

Tal como lo realizó el general Perón con el convenio Miranda - Eddy, de 1946, por el que nos obligábamos a la exportación de carne a Gran Bretaña. En 1947, al declarar Inglaterra la inconvertibilidad de la libra esterlina, el General denunció el tratado, lo dejó sin efecto y suspendió el envío de carnes. (Galán Beatriz: Derecho Agrario. Ed. Abeledo Perrot. Bs.As. 1967. Pág. 105)

Apoyos internacionales
El novedoso apoyo chino, cuya flota depreda de hace años nuestro litoral marítimo, y ahora sus "empresas" (petróleo, minería, soja, supermercadismo etc.) se aprestan a la depredación continental (El Tribuno Argentina China I - II- III marzo 2011), resulta un ingrediente más, demostrando que la disputa de nuestro sur continental, insular y antártico, se debate entre las verdaderas grandes potencias mundiales con total independencia de la voluntad argentina. No contamos. Irak, Egipto, Libia, Siria (ahora Irán), bien pueden servirnos de ejemplo.

Todo es una cháchara encaminada a colmar nuestra posibilidad soberana con "sentarse a una mesa de negociaciones", presentando tal cuestión como el gran triunfo de la retórica diplomática argentina y coerción de la unión latinoamericana, que doblega a la potencia insular.
Pero, ¡si eso mismo es lo que pretende el Imperio!, ¡maestros en el arte de la negociación desde la noche de los tiempos!

El Foreing Office ya lo tiene previsto, dejando fuera toda discusión de "soberanía", la que quedará bajo el denominado "paragua de intocabilidad" encaminado a lograr la declaración de Estado Ribereño de la nueva inmensa provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

Previamente tendremos un sinnúmero de escaramuzas, prohibición de abastecimientos a los buques con bandera de las islas, comunicados que van y vienen, submarinos nucleares que refuerzan el poderío bélico inglés, declaraciones de los isleños, visitas reales, etc.
El concreto resultado será un nuevo tratado que posiblemente se titule: "Acuerdo anglo-argentino de cooperación mutua para el desarrollo austral". Iniciado con una teórica zona de protección ambiental alrededor de las islas Georgias, para el aplauso ecologista.
A ello se sumará el apoyo continental para las empresas británicas, argentinas o de capitales mixtos de cualquier país, las que, en una complementariedad, culminarán el proceso iniciado en el gobierno de Néstor Kirchner, con Enrique Eskenazi -en la parte operativa petrolera-, y los asesores de Barclays -en la faz financiera de la deuda externa-, tema que será decisorio en la instrumentación del futuro reordenamiento geopolítico del sur patagónico, que posiblemente adquiera una inédita división geográfica que quizá ya no asombre a los anestesiados habitantes de este suelo.

Los kelpers se le adelantan al Gobierno y anuncian por su lado que habrá cooperación pesquera "con Argentina"
La administración de las islas Malvinas adelantó que se prepara una reunión para mediados de año, para reiniciar el intercambio de datos pesqueros.
El vicecanciler británico Alan Duncan con el canciller Jorge Faurie en Santiago de Chile
El Gobierno nacional parece haber dejado que los habitantes de las Malvinas tomen la iniciativa en una serie de aspectos que hacen a la cooperación y el mejoramiento de las relaciones con el Reino Unido y los viene naturalizado como un interlocutor "habitual", sin que se haya consultado a los distintos sectores del oficialismo y la oposición.
De hecho, por segunda vez en apenas semanas, el Gobierno de las Islas tomó la delantera y anunció a través de un comunicado de prensa, este miércoles, que se prepara una reunión (con los argentinos) para mediados de año con el objetivo de reiniciar el intercambio de datos en el ámbito pesquero.
Hace unas semanas, los isleños fueron los que primeros en informar la existencia de un pedido a países de la región para que se busquen aerolíneas dispuestas a iniciar un segundo vuelo entre Sudamérica y el archipiélago. Las negociaciones con el sector aéreo se encuentran en marcha y deben terminarse a fin de mes. Es decir, elegir una aerolínea que empiece a operar hacia octubre. En ese momento, se adelantaron con su propio comunicado y su visión sobre los vuelos, lo que obligó a la Cancillería hacer lo mismo al caer la tarde. Clarín consultó a la Cancillería por ésto y remarcaron que el único interlocutor reconocido por el Gobierno es el Reino Unido.
El gobierno isleño expresó este miércoles que el Comunicado Conjunto de Argentina y Reino Unido de 2016 "resaltó la necesidad de mejorar la cooperación y los compromisos positivos en el Atlántico Sur de acuerdo a intereses mutuos". Y señaló que la administración británica de las islas ha estado trabajado con el gobierno del Reino Unido para generar progresos en lo que hace a stocks de pesca del calamar, en la zona y en la posibilidad de reanudar el intercambio de datos científicos en materia pesquera.

El vicecanciler birtánico Alan Duncan con el canciller Jorge Faurie en Santiago de Chile
"Si todas las partes acuerdan, podría tener lugar un encuentro a mediados de año", indicó el comunicado de este miércoles y agregó palabras del veterano director de Recursos Naturales, John Barton. "El diálogo con Argentina en la conservación de los recursos marítimos compartidos tiene el potencial de permitir mejores manejos de stocks y mejorar sustancialmente los mismos".
El deshielo con Gran Bretaña tomó fuerte velocidad en lo político y económico. Pero en el caso del conflicto de soberanía en el Atlántico Sur sin embargo tiene un rumbo que irrita en los propios sectores de Cambiemos, que por ahora se mantienen en silencio a diferencia de las críticas que generó el comunicado de 2016. Es que el Gobierno lo ha tomado como si fuera un acuerdo bilateral y no ha consultado ni a oficialistas ni a la oposición, que evidentemente consideran que de esta manera lo logros son nimios para la Argentina.
La aceitada política exterior británica contrasta con la argentina, que cambia permanentemente. Efectivamente, el gobierno de Cristina Kirchner atentó fuertemente contra la conservación pesquera en el Atlántico Sur al retirarse de la cooperación con británicos e isleños en 2005. Fue en plena tensión, y cuando poco después también impuso por ley restricciones hidrocarburíferas que aún están vigentes y que los kelpers y británicos piden dar de baja. Pero ahora el Gobierno nacional la retoma fuertemente el diálogo sin informar a cambio de qué.
Por su aislamiento, los isleños esperan un segundo vuelo con ansiedad, pero conceden poco y nada. No sólo no aceptaron que ese segundo vuelo sea de Aerolíneas Argentinas -lo que ni siquiera les pidió la Cancillería pudo saber Clarín- no quieren que haya una escala semanal en el continente y tampoco que esa escala sea en Buenos Aires. Quieren que sea una ciudad del interior, lo menos "contaminada" de población continental.
Recientemente, causó muy poca simpatía en Londres y Malvinas la posición nacional ante los tribunales de La Haya respecto a una consulta sobre la situación de la isla de Chagos, en la que el gobierno se mostró partidario de la integridad territorial.
Con todo, el vicecanciller Alan Duncan, que se reunió con el ministro Jorge Faurie el último domingo en Santiago de Chile, habló con el diario La Tercera,y dijo: "Las islas Falkland realizaron una invitación a las empresas que manifiesten su interés. Creo que es un paso muy bueno porque hay mucha evidencia de mejoras que hemos alcanzado con Argentina y que comenzaron hace 18 meses. Nosotros queremos una relación amigable y, al mismo tiempo, respetar las diferencias de opiniones que podamos tener respecto de las islas. Firmamos un memorando de cooperación que esperamos haga avanzar las cosas. También autorizamos las pruebas de ADN de los soldados no identificados en el Cementerio Darwin. Para mí era lo correcto que había que hacer. También cuando Argentina perdió a su submarino, nosotros ofrecimos ayuda. Eso demuestra que haremos lo que es correcto"
¿Ha habido un cambio en las relaciones desde que asumió Macri?, le preguntó el periodista
Creo que hay un cambio, uno bueno. Es positivo para los dos países. No puedes continuar para siempre en una tensión, cuando es mucho mejor que dos países se lleven bien. Aprobamos el sentido de negocios del Presidente Macri, queremos ver más negocios e inversiones, tenemos buenas relaciones.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Aviso

Aviso

Advertencia sobre comentarios

Advertencia sobre comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...