Me gusta

miércoles, 11 de abril de 2018

Hacia una sociedad sin problemas, fría, metálica...



India sistema biométrico obligatorio para comprar alimentos y usar servicios básicos
admin | abril 10, 2018
India tiene el sistema nacional de identificación biométrico más grande del mundo.
Gran hermano en la India ahora requiere que todos sus 1.3 billones de residentes tengan sus huellas dactilares, ojos y rostros escaneados, para poder acceder a servicios públicos como escuelas, supermercados, beneficios de asistencia social y bancos.
También se les ordenó a los ciudadanos que vinculen sus identificaciones con su teléfono celular y cuentas bancarias.
Los libertarios civiles están indignados.
Dicen que el programa, llamado Aadhaar, es el Gran Hermano de Orwell cobrando vida.
Rastrear a la ciudadanía global no es nada nuevo, especialmente desde que las filtraciones de Edward Snowden salieron mostrando que el monitoreo de civiles es verdaderamente global.
Todas nuestras acciones son monitoreadas y todo es rastreado.
Cuando preguntamos por qué, nos dicen que es por el bien de la 'seguridad nacional'.
Las justificaciones de sus acciones no siempre son las que se dicen en la prensa o los medios.
Este nuevo movimiento de la India que requiere que todos los ciudadanos tengan sus dedos impresos y los ojos escaneados para usar servicios públicos probablemente tiene motivos ocultos.
Es similar a no poder enviar a su hijo a la escuela pública si no está vacunado.
Haz lo que digamos o no recibas servicios públicos básicos.
Como señala el New York Times.:
La tecnología le ha dado a los gobiernos de todo el mundo nuevas herramientas para monitorear a sus ciudadanos.
En China, el gobierno está desplegando formas de utilizar el reconocimiento facial y los grandes datos para rastrear personas.
El objetivo de adentrarse más en la vida cotidiana.
Muchos países, incluido Gran Bretaña, utilizan cámaras de circuito cerrado para monitorear sus poblaciones.
Pero el programa de India está en una liga propia, tanto en la recolección masiva de datos biométricos como en el intento de vincularlo a todo.: multas de tránsito, banco cuentas, pensiones, incluso comidas para escolares desnutridos.
Obviamente, los ciudadanos indios ya han criticado las noticias, diciendo que el gobierno obtendrá acceso completo a las vidas de todos los ciudadanos.
Este es un gran problema y ​​algo que ha existido durante mucho tiempo.
Señalamos nuevamente a los enlaces de Snowden, pero los denunciantes antes de Snowden expusieron este tipo de cosas mucho antes que él.
William Binney es uno de los ejemplos múltiples.
¿Cuál es la justificación para tal acción?.
Según el primer ministro indio, Narendra Modi, se trata simplemente de una identificación universal y fácil de usar.
Según Modi "reducirá la corrupción endémica de este país y ayudará a llevar incluso a los analfabetos más vulnerables a la era digital".
Esto no es demasiado diferente de las propuestas que han hecho, por parte de algunas personas muy destacadas, para realmente robar a toda la ciudadanía para que sea conveniente para uno acceder a su licencia, tarjeta bancaria o pasaporte.
Múltiples corporaciones están presionando para el uso del microchip en la raza humana.
De hecho, los implantes de microchip en humanos ya están en el mercado.
Por ejemplo, una compañía estadounidense llamada Applied Digital Solutions (ADS) ha desarrollado uno aproximadamente del tamaño de un grano de arroz.
Este microchip ya ha sido aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. para su distribución e implementación.



¿Quién vigila a las máquinas cuando gobiernan?
Valentín Muro PARA LA NACION
10 de abril de 2018  
La semana pasada me tocó estar al frente de un curso sobre filosofía de la inteligencia artificial. Alcanzaron los primeros quince minutos para dejar en claro que la predominancia de ficciones distópicas, lejos de colaborar con la discusión pública, tienden a alejarnos de las discusiones sobre riesgos concretos que tiene el uso de algoritmos que podrían tener impacto en la sociedad.
Sacándonos rápidamente de encima a Skynet, aprovechamos para discutir varios escenarios actuales, concretos, en los que se usan algoritmos de " inteligencia artificial " cuyos resultados se traducen en cambios en las vidas de las personas. Tiene muchos menos efectos especiales, pero en algunos casos puede ser igualmente tétrico.
No pensamos justamente en "inteligencia artificial" cuando usamos el GPS para que nos recomiende la ruta con menos tránsito o cuando nuestro correo electrónico detecta automáticamente un correo como spam. Pero se vuelve un poco más interesante cuando se trata de algoritmos que hacen sugerencias sobre cómo deben resolverse expedientes jurídicos, predicen cómo va a fallar un juez ( lo que permite armar el caso de tal manera de explotar ese conocimiento) o deciden si una persona debería salir de la cárcel o quedar presa. Ni hablemos de los vehículos que se manejan solos.
Comentando acerca de la posibilidad de establecer marcos regulatorios para los desarrollos de inteligencia artificial, Obama decía en 2016 que su política se resumía en que " florecieran mil flores". Es innegable que este tipo de políticas hizo posibles desarrollos fascinantes como la detección temprana automática de tumores o la traducción automática de idiomas.
Pero incluso Obama, en aquella misma entrevista, agregaba que "a medida que emergen y maduran las tecnologías, resolver cómo incorporarlas a los marcos regulatorios existentes se vuelve cada vez más difícil, y el gobierno debe involucrarse más." Esto no implica que se deba forzar a que nuevos desarrollos tecnológicos encajen a la fuerza en viejos marcos regulatorios, sino que se incorporen nuevos valores y preocupaciones en ellos. "De lo contrario", dice Obama, "podríamos encontrar que podrían quedar en desventaja distintos grupos de personas".
Es en torno a este tipo de preocupaciones que el AI Now Institute, fundado en 2017 para investigar las implicancias sociales de la inteligencia artificial, presentó ayer un documento(PDF) en el que se hace una serie de recomendaciones para evaluar el impacto que podría tener un algoritmo al incorporarse en el ámbito público.
Impacto del algoritmo en lo público
Este documento, que tiene cierto parentesco con los esquemas de Evaluación de Impacto Ambiental que se utilizan desde los años 60, está diseñado para asistir al público y los gobiernos respecto del alcance, capacidades e impacto indirecto que podría tener un algoritmo en el ámbito público. Pero además el documento hace recomendaciones respecto de cómo la sociedad puede involucrarse para poder articular denuncias si encontrara que estos algoritmos se comportan de forma sesgada o injusta.
"Si los gobiernos implementan sistemas en poblaciones humanas sin esquemas que contemplen la rendición de cuentas," señala el documento, "se pone en riesgo la pérdida de contacto con cómo se toman las decisiones. Esto las vuelve incapaces de saber si hay sesgos, errores u otros problemas." Si no sabemos cómo funcionan las instituciones gubernamentales, menos poder tendremos para cuestionar o apelar sus decisiones.
Según la propuesta de AI Now, una Evaluación de Impacto Algorítmico (EIA) debería primero enfocarse en definir el sistema que el gobierno quiere usar, pero esta definición no debería ser tan amplia que hasta el uso de un corrector ortográfico debiera ser evaluado públicamente, ni tan restrictiva que pudieran quedar afuera algoritmos como los que se usan para repartir recursos entre municipios.
Al momento de informar acerca de los algoritmos que el gobierno pretende utilizar, además, no sólo debería informarse respecto de su funcionamiento matemático sino también respecto de cómo se recolectará la información necesaria para entrenarlo y de quién interpretará sus resultados.
Pero quizá una de las recomendaciones más notorias es la de involucrar a la sociedad civil desde el comienzo. Esto podría lograr evitar que un municipio incorporara algoritmos de predicción del crimen, de vigilancia masiva, de asignación automática de recursos, entre otros, sin que esto fuera evaluado adecuadamente por la propia sociedad a quien se supone estos algoritmos deberían servir.
La sociedad civil, sin embargo, no debería quedar limitada a hacer evaluaciones preliminares sino que debería estar involucrada en el monitoreo constante del modo en que los algoritmos de toma de decisiones son utilizados. En la mayoría de los casos los sesgos -tanto estadísticos como normativos- sólo se detectan luego de haber ocurrido. Es por esto que al incorporar algoritmos en el gobierno también deben incorporarse esquemas de auditoría permanente.
Decisiones públicas con métodos privados
Y es frente a este último punto donde muchas veces se pone el grito en el cielo. Los sistemas que los gobiernos muchas veces compran para asistir en la toma de decisiones suelen estar protegidos por las leyes de propiedad intelectual. Eso, naturalmente, hace que quienes los desarrollan procuren mantener cualquier ojo inquisidor bien lejos.
Escudados en las leyes de propiedad intelectual y su derecho al secreto comercial, estos proveedores suelen impedir que sus sistemas sean correctamente escudriñados. Ante esto los autores del documento son muy claros: "Si un proveedor se opone a una revisión externa [de su sistema], esto indica un conflicto entre su sistema y la rendición de cuentas ante el público."
La solución podría parecer incluso obvia: toda empresa que quiera desarrollar software utilizado de manera crítica por un gobierno deberá renunciar a toda información necesaria para el testeo, validación y verificación de su funcionamiento e impacto. Puesto como criterio de adquisición, esto podría fomentar la competencia por la transparencia para lograr los codiciados contratos gubernamentales.
Las discusiones públicas acerca de la incorporación de algoritmos en el gobierno y de su impacto deben abandonar la pereza intelectual de discutir acerca del futuro del trabajo y los trabajos del futuro y, en cambio, propiciar más espacios e intercambios acerca de los algoritmos que hoy empiezan a afectar a la sociedad civil.
Suele pasarse por alto la distinción entre la ética de las máquinas, regida en la imaginación popular por las leyes de la robótica de Asimov y enfocada en la forma en que un agente automático se comporta, y la ética de la inteligencia artificial. Es este último campo el que se encarga de estudiar el impacto social que los sistemas de inteligencia artificial podrían tener a partir de las decisiones tomadas por sus diseñadores y sus usuarios.
No vamos a estar mucho más preparados para enfrentar los riesgos de la automatización en la toma de decisiones mientras sigamos reduciendo la discusión al dilema del tranvía. Quizá sea prudente pasar a atender problemas más interesantes.




LA IDENTIFICACIÓN BIOMÉTRICA EN EL PAÍS
Por Javier Cornejo 09 de enero de 2012

A partir del 3 de enero ya contamos en nuestra provincia con los DNI «cero año» (ver más información en El Tribuno del 3/1/12, pág. 17). ¿Qué significa realmente este «gran avance» en la identificación de las personas que incluye la denominada captura digital?
Significa la identificación biométrica desarrollada en los EEUU por los servicios de inteligencia para distinguir a supuestos delincuentes terroristas de manera rápida y certera.

Antecedentes
En EEUU se lo denominó Next-Generation Identification (NGI) y fue desarrollado por Lockheed Martin, partiendo de la identificación del iris del ojo, la huella digitalizada, el rostro biométrico, las venas de la parte superior de la mano, etc.
Hoy puesto en práctica por la novísima ley marcial norteamericana, la National Defense Authorization Act (NDAA), la que habilita la detención a cualquiera y en cualquier parte, indefinidamente (es casi equivalente a la figura de «A Disposición del PEN» de la dictadura argentina).
Nick Megna (consultor biométrico del FBI) sostiene que el NGI posibilita «identificar en pocos minutos a individuos desconocidos, facilitando el trabajo del FBI en la identificación de supuestos delincuentes en el marco de la lucha contra el crimen».
En nuestro país, según el decreto 1766/2011, recibió el nombre de Sistema Federal de Identificación Biométrica para la Seguridad (Sibios). Fue anunciado por la propia Presidente, quien sostuvo que este sistema «es un empecinamiento personal porque significa un salto cualitativo en la lucha por la seguridad y contra el delito». Destacó el bajo costo del sistema y agradeció la «colaboración prestada por la República de Cuba (¿?), ya que el mismo se desarrolla en el Ministerio de Seguridad bajo el asesoramiento de especialistas cubanos. Destacó que «el sistema Sibios ya contiene los datos de 13 millones de argentinos, no pudiéndose haber hecho de golpe por temor a un colapso. Pero en el plazo de dos años los 40 millones o más de argentinos serán identificados». (Ver más información en el diario Página 12 del 7-11-2011).
Para ello se cuenta con el soporte del software del Sistema Automatizado de Huellas Digitales (AFIS) que procesa registros patronímicos y biológicos, integrado a la Oficina Nacional de Tecnologías de Información (ONTI) dependiente de la Jefatura de Gabinete (Abal Medina).
Slim Telecomunicaciones brindará el asesoramiento necesario en materia de pautas de estandarización y compatibilidad de equipamiento, plataformas de hardware y software, atendiendo a fortalecer la operatividad y eficiencia funcional del sistema para lograr las respuestas a las consultas biométricas en tiempo real.
A partir del 1 de enero, cada hospital y clínica del territorio nacional cuenta y/o contará con un equipo de toma de datos biométricos para identificar a cada recién nacido.

AFIP
Ya el 23 de abril de 2010, por medio de la resolución general 2811, el sistema recaudatorio argentino se adelantaba a lo expuesto, con la creación del Registro Tributario de Aceptación de Datos Biométricos, involucrando a más de 7 millones de contribuyentes.

Todos sospechosos
El Sibios parece ser un decisivo paso en el censo y control social del «ganado» humano, ensamblado en la reciente ley antiterrorista, por la que ahora con la excusa de «prevención» somos todos sospechosos, monitoreados por los cada vez más sofisticados sistemas de control de la cárcel sin muros de vigilancia permanente en la que poco a poco estamos inmersos.

El sistema SIBIOS
Por Javier Cornejo 15-10-12  

El 9 de enero de 2012, en la página 22 de El Tribuno bajo el título: "La identificación biométrica en el país", explicitaba su significado y alcances, y la expansión del sistema a la AFIP. En una palabra, a todos los habitantes y hasta el más recóndito lugar de país (puede consultarse fácilmente por internet).
Este sistema de identificación recibió el nombre de SIBIOS (Sistema Federal de Identificación Biométrica).

Peligros
Es de destacar que el propio Reino Unido de Gran Bretaña, hace más de dos años desmanteló un sistema parecido ante la insostenible presión pública que lo catalogó como un programa invasivo de la intimidad de las personas (Katitza Rodriguez Electronic Frontier Foundation).
En la justificación de su implementación se esgrime que "el sistema mejora la seguridad y puede controlar a los delincuentes". (Discurso de la Presidente Cristina Fernández del 7/11/11, en el anuncio de su implementación).
Ante ello es preciso preguntarse: ¿Dónde queda la libertad y privacidad de los no delincuentes?.
Este SIBIOS creado por Decreto N: 1266/11 para "enriquecer" el Registro Nacional de las Personas (RENAPER) debe relacionarse con la Ley 26.734, denominada "ley Antiterrorista", que reformó el Código Penal (aprobada en tiempo récord por ambas Cámaras en diciembre de 2011) .
Esta ley fue pedida por el Departamento de Estado de EEUU a través del Grupo de Acción Financiera (GAFI).
Es una herramienta jurídica destinada a "criminalizar las protestas sociales" al categorizar a la "protesta" como un delito. Además esta herramienta jurídica es una eficaz arma de atemorización, disuasión y desintegración de los lazos de las redes sociales.

Curioso
Inaugurando esta herramienta la Sra. Presidente el 8 de abril de 2012, pidió a los jueces que "agarren el código penal, identifiquen a los que hacen estos actos y actúen en consecuencia" en razón de que el 2 de abril hubo un "acto de vandalismo" por quienes se "visten con ropaje pseudorevolucionario y en plena democracia, con plena libertad, como nunca antes se ha visto, sucedan estas cosas" frente a la Embajada del Reino Unido de Gran Bretaña. Allí un grupo de manifestantes repudiaron la presencia de empresas inglesas en el país y prendieron fuego a banderas británicas.

Cacerolazos
Es decir, que por aplicación de la ley 26.734 en base a los datos de las personas recopilados en el Renaper por el Sistema SIBIOS, en cualquier intento de queja en la geografía argentina y por cualquier tema, están supercontrolados e "identificados" en forma fehaciente e indubitable todos sus participantes.
La anticipación en la preparación de este "arsenal informático jurídico" por parte del Gobierno Nacional, hace suponer, sin lugar a dudas, que la previsión y tratamiento de estallidos de conflictos sociales en nuestro país, ya se encuentra previsto en varios capítulos atrás del manual de procedimientos que se aplica a rajatabla en pos de objetivos totalmente desconocidos por el dislocado pueblo argentino.
Si los datos que el sistema recopila son puestos en manos de "Vatayones Militantes", las consecuencias no hace falta que sean esclarecidas. Los lectores de esta columna sabrán entenderlo perfectamente.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Advertencia sobre comentarios

Advertencia sobre comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...