Me gusta

sábado, 11 de julio de 2020

Pandemia y Socialismo: La cuarentena como delito de lesa humanidad







Carlota González Inchauspe IN MEMORIAM

La tarea de los protones | Descubrimiento de investigadores argentinos

Por Carolina Vespasiano *


Adrenalina, dopamina y serotonina son algunos de los términos conocidos que surgen cuando se habla de un cerebro en acción. Estás moléculas, capaces de influir en procesos de aprendizaje, concentración y estados de ánimo, son las encargadas de la neurotransmisión, es decir, la comunicación entre células neuronales.  

En este proceso, conocido como sinapsis, los protones siempre estuvieron presentes. Hasta hace no mucho tiempo, se creía que su función era ayudar a los neurotransmisores clásicos a acumularse en vesículas para ser liberados y emprender su función de llevar información a otra neurona. Ahora, una investigación hecha en Argentina echó luz sobre la verdadera naturaleza de estas partículas.

Un grupo de científicos de la UBA y el Conicet descubrió que los protones son mucho más que simples acompañantes. Según un estudio publicado en The Journal of Neuroscience, estas partículas subatómicas también generan pulsos eléctricos (en cantidades inferiores a los neurotransmisores comunes) y también generan cambios químicos en las neuronas que los reciben. Específicamente, en aquellas relacionadas a enfermedades neurodegenerativas. 

"Lo que fundamentalmente se pone al descubierto es que hay otros mecanismos de comunicación que no estaban siendo considerados, que no se sabía que existían", expresa el investigador del Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias (Ifibyne-UBA-Conicet), Osvaldo Uchitel, y plantea que la información que trasmite el protón puede ser cualitativamente diferente a la de un neurotransmisor.

Para conocer la funcionalidad de los protones, los investigadores basaron su estudio sobre una sinapsis "gigante" (500 veces más grande que las demás) que se encuentra en el sistema auditivo del ratón y se denomina "cáliz de Held". En este tipo de sinapsis, la neurona estimulada expulsa cientos de paquetes o vesículas con el neurotransmisor glutamato acompañado de protones, que se reciben en la neurona siguiente.

El equipo bloqueó los receptores del glutamato y encontró que los protones activaron unos canales llamados Acid Sensing Ion Channels (ASIC) en la neurona receptora, que permiten el ingreso de moléculas de calcio en esa célula. Es decir, se comprobó que los protones también cumplen la función de neurotransmisores y pueden llevar a cabo la comunicación neuronal por sus propios medios.

Este descubrimiento abre las puertas a nuevas líneas de investigación en materia de enfermedades neurodegenerativas, ya que el aumento de la cantidad de canales ASIC está directamente relacionado a ellas. En este nuevo camino, las cualidades del protón ya no serán las protagonistas, sino la molécula que lo recibe y que actúa en función de él. 

"El protón –sostiene Uchitel– actúa sobre una proteína que interviene significativamente en las enfermedades neurodegenerativas y en cualquier proceso inflamatorio. Por lo tanto, saber que cumplen una función en la neurotransmisión los hace blanco para estudios y posibles tratamientos". 

De ahí que el estudio llevará a los investigadores a otras preguntas en relación al proceso en que las células le ofrecen más receptores al protón, sobre todo, aquellos receptores que se expresan en situaciones como la de un tejido cerebral que sufre una actividad anormal como en la epilepsia o una falta de oxigenación como ocurre en los infartos cerebrales.  

"El objetivo es estudiar cuándo se expresan más los canales sensibles a los protones y cómo los procesa la célula porque, entendiendo que la presencia de los protones es importante, en fenómenos como isquemia cerebral o la esclerosis múltiple en las que hay más receptores disponibles a estas partículas, el efecto de los protones es mucho mayor que en condiciones fisiológicas normales", adelanta y concluye Uchitel.

El equipo se completa con Carlota González Inchauspe, Francisco Urbano y Mariano Di Guilmi, investigadores del Conicet y de la UBA.

* Agencia CTyS-UNLaM.

https://www.pagina12.com.ar/36749-la-tarea-de-los-protones

Dispositivos del tamaño de una molécula

18 de Marzo de 2002

Martín Bellino, ingeniero en materiales graduado en la Universidad de San Martín y físico en ciernes, fabrica partículas de dimensiones inimaginables: miden entre 10 y 20 nanómetros ; es decir, entre 10 y 20 millonésimas de milímetro.

El nanómetro -¡un metro dividido mil millones de veces!- puede considerarse algo así como la esencia de la pequeñez. Es, por ejemplo, el espacio que ocupan 10 átomos de hidrógeno puestos uno al lado del otro, o la milésima parte del largo de una bacteria promedio.

Pero, en estos días, también define una de las áreas más dinámicas de la ciencia: en los Estados Unidos -donde desde compañías electrónicas que necesitan seguir miniaturizando sus circuitos hasta farmacéuticas que diseñan medicamentos y pruebas de diagnóstico multiplican sus promesas a quien logre dominar el arte de construir estructuras con átomos y moléculas- el presupuesto asignado a la investigación en estos temas se cuadruplicó en los últimos cuatro años.

En Buenos Aires, Bellino y otros 13 científicos, técnicos y estudiantes de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA están explorando la fabulosa geografía de ese mundo invisible a los ojos y que sólo pocos microscopios pueden capturar. Guiados por el doctor Ernesto Calvo, director del Laboratorio de Electroquímica Molecular de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, y gracias a un convenio con la empresa Motorola, que aporta 90.000 dólares anuales, los investigadores están desarrollando los conocimientos que algún día hará posible fabricar transistores millones de veces más pequeños que los actuales y dispositivos que, incorporados en un circuito eléctrico, puedan reconocer moléculas biológicas, como la glucosa o el colesterol presentes en una gota de sangre.

"En realidad no estamos haciendo los dispositivos en sí, sino tratando de entender cómo funcionan los mecanismos fisicoquímicos que dan origen a este tipo de cosas -explica Calvo, rodeado de sus colaboradores-. Merced al convenio, incorporamos equipamiento muy valioso, pero también gente que, de otro modo, tal vez se hubiera ido del país o estaría trabajando en un taxi."

Entre ellos se encuentra, por ejemplo, Carlota González-Inchauspe, que montó el único microscopio electroquímico de barrido de la Argentina (y uno de los 30 que existen en todo el mundo), capaz de trazar imágenes químicas de distintos materiales.

Y también Leandro Bronstein, que estudia cómo modificar químicamente una superficie por autoensamblado molecular, es decir, ordenando a voluntad sus moléculas.

Victoria Flexer, estudiante avanzada de química, mira a través del microscopio de túnel e intenta adaptarlo para hacer posible el estudio de moléculas individuales.

Alejandra Calvo, que apenas cursa el tercer año de la carrera (ningún parentesco con el doctor Calvo), se acercó al laboratorio porque el tema le interesaba y terminó con un proyecto propio: construir nanomoldes .

"Se toma una chapita de aluminio, se le deja crecer un óxido, éste crece naturalmente con poros, y estos poros son del tamaño del nanómetro -explica el científico-. Es una forma indirecta de hacer moldes muy, muy chiquititos. Después los rellenamos de metales y, cuando uno disuelve ese material, quedan unos tubitos muy chiquitos, de uno a diez micrones (milésimas de milímetro) de largo."

Erica Forzani supervisa el trabajo de los estudiantes, Cecilia Bonazzola es experta en espectroscopía infrarroja y Doris Grumelli está haciendo su tesis de doctorado en torno del transistor molecular.

"Entre otras cosas, este convenio nos permitió encarar trabajos internacionalmente competitivos -afirma Calvo-. El primero ya fue aceptado y publicado en la revista científica de la Sociedad Química Americana, la más importante de la especialidad, sobre comunicación entre biomoléculas y circuitos eléctricos."

El Laboratorio de Electroquímica Molecular fue elegido para llevar adelante este proyecto sólo después de una rigurosa selección que incluyó varias universidades latinoamericanas. Para Liliana Trevani, que volvió a trabajar al país luego de realizar un posdoctorado en Canadá, "el nivel de trabajo en la Argentina, al menos en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, no difiere apreciablemente del de cualquier otro. Aun en Oxford, en un laboratorio donde el número de doctorandos y posdoctorandos es elevado, al cabo de unas semanas uno se da cuenta de que no hay una brecha tan grande como para no poder cubrirla, incluso tomando en cuenta las diferencias culturales y de idioma".

Trevani, que se encuentra entre los científicos que la debacle económica está expulsando del país y pronto deberá partir -a regañadientes- nuevamente a Canadá, reconoce que "para nosotros logros como éste son doblemente gratificantes, porque sabemos que nuestro aporte es más significativo aquí que en el Primer Mundo".

"Este convenio nos abrió las puertas para trabajar en áreas impensadas sin los equipamientos con que actualmente contamos -resume Calvo-. Lamentablemente, este tipo de iniciativas es inusual. No tendríamos que preguntarnos por qué pasó, sino por qué no pasó antes. O por qué no pasa con más frecuencia."

https://www.lanacion.com.ar/ciencia/dispositivos-del-tamano-de-una-molecula-nid381694/

Atomos y moléculas en primer plano

18 de Octubre de 2002

5-6 minutos


La Facultad de Ciencias Exactas de la UBA inaugura hoy un emprendimiento que es algo así como la glorificación de la lupa : un centro que reúne equipos capaces de lograr magnificaciones de hasta 500.000 aumentos y permite asomarse a esos infinitesimales mundos de Lilliput donde residen átomos y moléculas.

"Por la diversidad y capacidad de su instrumental y porque además trabajará en el desarrollo de nuevas soluciones en microscopía, el Centro de Microscopía Avanzada será único en América latina", explica el doctor Oscar Martínez, director del laboratorio de electrónica cuántica de la facultad y uno de los profesores que tienen a su cargo el proyecto. Los otros tres son Ernesto Calvo, Daniel Tomsik y Elizabeth Jares. La coordinación general está en manos de la doctora Lía Pietrasanta.

Este notable jardín de microscopios adquiere singular importancia si se tiene en cuenta que dos de las disciplinas científicas que se vislumbran con mayor proyección en las próximas décadas son la biología molecular y la nanotecnología, áreas de investigación que dependen de estudios imposibles de realizar a ojo desnudo .

Su concreción fue posible tanto por la capacidad y empuje de los investigadores argentinos como por el respeto profesional y la solidaridad que inspiran en la comunidad científica internacional.

"En mayo, cuando la idea ya estaba en marcha, una figura de primerísima línea como el doctor Carlos Bustamante, que conoce a Lía y sabe lo difícil que es empezar una carrera científica en la Argentina, quiso ayudarnos -cuenta la doctora Jares-. El nos donó este microscopio de fuerza atómica , un equipo que cuesta entre 150.000 y 200.000 dólares."

El ingenio opera como un antiguo tocadiscos, explica Pietrasanta, graduada en Bahía Blanca y doctorada en Gšttingen. "La muestra ocuparía el lugar del disco de pasta y la púa es un sensor que va leyendo la información.Una computadora luego transforma esos datos en una imagen tridimensional -prosigue-. La gran ventaja es que permite ver átomos y estudiar material biológico, como proteínas o ADN, en condiciones fisiológicas: sin necesidad de deshidratar la muestra."

Otro de los microscopios con que contará el nuevo centro fue gestionado por Gabriel Rosa, del Departamento de Biología.

"Lo donó la señora Janet Robertson, de Texas", cuenta Jares. Se trata de un equipo electrónico de transmisión que permite ver en detalle el interior de las células.

"Sirve para observar cortes delgados de muestras biológicas y no biológicas, y utiliza como fuente de iluminación electrones en lugar de fotones -explica Fernando Balducci-. El principio de funcionamiento es el de un proyector de diapositivas, donde la muestra es la diapositiva, el proyector son los electrones y hay una pantalla fluorescente que transforma esos electrones en fotones para que podamos ver la imagen."

Otro de los benefactores que hicieron posible este logro es el doctor Tom Jovin, director del Instituto Max Planck de Biofísica, en Gšttingen, Alemania.

Jovin -que nació y vivió hasta los quince años en la Argentina- donó varios microscopios y viajó al país especialmente para la ocasión.

Uno de los equipos es de diseño propio. "Todos los que trabajamos con microscopios diseñamos instrumentos, porque hay que adaptarlos a las necesidades de la investigación -cuenta, con singular modestia y acento sorprendentemente porteño-. El que hicimos en mi instituto es microscopía confocal , posee muy alta velocidad de adquisición de datos y permite medir muchas cosas en las moléculas: espectros, vida media... En la imagen final se ven colores que representan propiedades moleculares. Ya hablé con la firma que lo fabricará comercialmente para que envíe un prototipo de este equipo a Buenos Aires."

Gracias a la intervención de Jovin, la firma Carl Zeiss donará además tres microscopios ópticos muy completos.

"Entre los desarrollos locales figuran la microscopía de efecto de campo cercano , del laboratorio de Oscar Martínez, y un microscopio electroquímico de barrido con control óptico de altura, que permite, por ejemplo, medir oxígeno en la superficie de células vivas. Fue desarrollado por la doctora Carlota González-Inchauspe en el laboratorio de Electroquímica Molecular, en colaboración con investigadores de la Universidad de Bochum, Alemania -explica Calvo-. Estos desarrollos son pioneros en América latina, por eso es común encontrar aquí estudiantes y posdoctorandos europeos que nos visitan para realizar pasantías de investigación."

Aunque está en la Ciudad Universitaria, el nuevo centro ofrecerá desde hoy sus servicios a todo el sistema científico nacional, aseguran los investigadores. Su sitio en Internet es www.cma.fcen.uba.ar, y el teléfono, (011) 4576-3390/6, interno 807.

https://www.lanacion.com.ar/ciencia/atomos-y-moleculas-en-primer-plano-nid441575/

miércoles, 8 de julio de 2020

Camarón que se duerme se lo lleva la corriente

Brexit, pesca y Malvinas: Camarón que se duerme se lo lleva la corriente

Análisis | 4 jul 2020

En octubre del 2018 me referí a la nueva oportunidad que se abría a la Argentina frente a la salida del Reino Unido de Gran Bretaña (RU) de la Unión Europea (UE). En el 2009 cuando se ratificó el Tratado de Lisboa, al votarse la aprobación de la Constitución de la Unión Europea, se incluyó como Territorios Británicos de Ultramar a las Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur (en adelante Malvinas) y a la Antártida. Qué hizo la Cancillería Argentina en esa oportunidad para evitarlo, lo ignoramos, pero lo cierto, que españoles e italianos (dentro de los que se encontraban millones de argentinos con doble nacionalidad) votaron a favor de ello o simplemente ignoraron que tenían que hacerlo y votar en contra.


Estamos desde el inicio del Brexit frente a una nueva oportunidad, y, no deberíamos desaprovecharla. En diciembre próximo, el RU se separará definitivamente de la UE y ello provocará distintos escenarios con relación a la Argentina, la Causa Malvinas y la explotación de nuestros recursos en el Atlántico Sur, según lo haga con o sin libre comercio y, con o sin libre acceso a las aguas británicas y a las comunitarias.


En un pasado artículo ¿quién ejerce el poder en el atlántico sur? puse de manifiesto que el 22 de enero pasado, funcionarios y empresarios del sector pesquero español se reunieron en Madrid, manifestando el interés -acompañado por la European Fisheries Alliance (EUFA), de mantener el acuerdo de libre comercio, el mutuo acceso a las aguas, el reparto de las cuotas de pesca y la gestión compartida con el RU; todas cuestiones que han sido reiteradas en cuanto fuero hubiese y, en las que están muy interesados los españoles que pescan tanto en el Atlántico Nordeste como en el Atlántico Sur con licencias ilegales del RU en Malvinas, incluso, como otros europeos, con bandera británica, en ambos Atlánticos.


Esta claro, que España acompañará la preocupación de los pescadores, ahora, habrá que ver qué interés tiene la UE y, en especial, los principales socios comerciales del RU, como Alemania; los Países Bajos; Francia; Bélgica e Italia, frente a la férrea posición de los activistas del Brexit que entienden, que los barcos comunitarios que hoy pescan hasta 6 millas de la costa británica, no podrán hacerlo a partir del Brexit dentro de las 200 millas y en especial, que tanto acompañará el RU los deseos de los isleños y españoles en Malvinas, cuyos números son poco representativos en los ya poco importantes intercambios económicos con los integrantes del Commonwealth (7%). En este nuevo estado que se avecina es poco o nada lo que pueden aportarle los isleños al déficit comercial del RU.


Una cosa es segura, si no hay libre comercio no habrá mar libre y, otra está en duda, aun con libre comercio puede no haber mar libre.  


Las relaciones comerciales entre el RU y la UE cambiarán el 1 de enero de 2021 y, la Revista Española de Economía Marítima Europa Azul al respecto entiende, que la esperanza de concluir un acuerdo de libre comercio es microscópica. Sin acuerdo, pasaremos al régimen de la OMC que implica la construcción de barreras arancelarias y no arancelarias que aumentan el costo del comercio y, que todos los cálculos que, estimaban que el Brexit provocaría una caída de la actividad en el RU de cinco puntos, quedaron de menor cuantía frente a lo provocado por el coronavirus que, en poco más de dos meses, ocasionó una caída del 25% en el PIB británico, con el agravante, que respecto a las cuotas de captura, el sector con un 0,1% dentro de la economía británica, carece de toda relevancia. No es un dato menor a la hora de las negociaciones.


A ello se suma, que una de las bases fundamentales del Brexit era la de obtener soberanía plena, por lo cual, todas aquellas cuestiones que no dejen en claro este objetivo, pueden ser una dificultad insalvable, por ejemplo, entre ellas, la de acordar un arreglo sobre la regulación en aguas británicas. En la actualidad los productos pesqueros del RU se exportan a la UE y desde esta al RU, ello podría fácilmente resolverse por parte de Londres y acompañaría a la política nacionalista de su socio Trump.


Al mismo tiempo, los efectos de un Brexit sin acuerdo serían para las importaciones del RU del orden del 0.7 del PIB y para la UE del 0.1, por lo cual, no parecerían ser tan importantes a la hora de acordar sobre otras cuestiones que las partes consideran centrales, aunque ellas, pudieran afectar algún sector en particular, como, por ejemplo, la pesca.


Agrego que, frente al Brexit, sería lógico pensar que el RU profundizará sus negocios con Estados Unidos; a través del TMEC (México y Canadá); China y otros países no Commonwealth, para compensar sus eventuales pérdidas en la Unión Europea y mejorar su balanza comercial que durante 2019 fue negativa en 197 mil millones de euros.


¿Qué efectos vinculados con la Argentina podría finalmente provocar el Brexit? Probablemente se debilitaría en la UE la posición británica respecto a Malvinas y, en el caso que no haya un acuerdo de libre comercio, los productos ovinos y los pesqueros capturados en Malvinas, que se exportan en un 95% a la UE, deberían pagar aranceles similares a los productos exportados desde la Argentina continental y, podrían aplicarse a las asociación española-británica en Malvinas, si la Argentina opera adecuadamente.


Veamos entonces, qué hacen frente al Brexit, los representantes de unas dos mil quinientas personas que habitan en Malvinas, donde, a pesar de que muchos de ellos son trabajadores transitorios, el espíritu isleño los abroquela y organiza. Tienen clara, la grave situación económica que podrían atravesar a partir de enero de 2021 si no se acuerda un libre comercio, por eso, trabajan en todos los fueros del RU y la UE para tratar que, con o sin acuerdo, sus productos ingresen a la UE sin aranceles y, ello alcanza a que lo hagan -incluso- con bandera española. Ello se incrementaría por el plan de reducción de capturas en aguas comunitarias.  


Fuera de esto, los isleños buscan negocios fuera de Europa y necesitan más vuelos a terceros países, para lo cual, la Argentina les otorgó un vuelo semanal a San Paulo que les abre las puertas al mundo (¡!) y a las relaciones con Brasil; incrementan la relación con Uruguay (stands en feria y otros) que les provee de puertos para asegurar las operaciones de los buques extranjeros que pescan en el Atlántico Sur con licencia británica y, que es sede, junto con Puerto Arenas, de la naviera inglesa SAAS cuyo buque portacontenedores hace tráfico comercial cada 14 días a las Islas; promueven el turismo; construyen puertos pesqueros en las islas para facilitar sus operaciones y profundizan las relaciones con España a través de la constitución de joint venture.


En este estado de cosas, ¿qué se supone que debería hacer la Argentina mejorar su situación respecto al control en el Atlántico Sur y en especial, cambiar el estatus de Malvinas y, para favorecer las exportaciones pesqueras nacionales a la Unión Europea?


Son varios los frentes en los que se debería actuar y todos ellos deberían estar destinados a dificultar o reducir las capturas ilegales en el Atlántico Sur y en el Área de Malvinas de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) Argentina:


a) El Canciller y todo el cuerpo diplomático especializado en la UE deberían trabajar para que cualquiera sea el final de los acuerdos con motivo del Brexit, los pretendidos territorios de Ultramar británicos, entre ellos Malvinas, no sean considerados parte en las negociaciones de los Acuerdos y, en consecuencia, todas las capturas que se realicen en el Área de Malvinas de la ZEE Argentina sean tipificadas originarias del Atlántico Sur, es decir extracomunitarias, independiente de la bandera de los buques que extraigan los recursos y, por lo tanto, sujetos a la aplicación de los mismos aranceles que rijan en la UE para la Argentina y los países no comunitarios.


b) Se declare finalizada la "Declaración de Madrid" (los llamados Acuerdos de), dando inicio, a una amplia negociación con aprobación del Congreso Nacional que permita a nuestro país avanzar hacia acuerdos equitativos que vislumbren un futuro más promisorio no solo comercial, sino respecto a nuestra soberanía marítima e insular en el Atlántico Sur. Mientras se sustancia, suspender la autorización del vuelo a San Paulo, porque atenta contra la competencia de los productos argentinos en el mundo.            

 

c) Promover acuerdos estratégicos con China, España y Brasil, todos ellos vinculados con intereses comunes, desalentando la pesca ilegal en la ZEE Argentina, los recursos migratorios en la Alta Mar y muy especialmente la que se realiza con licencias ilegales británicas en el Área de Malvinas de la ZEE Argentina.


d) Como parte de los Acuerdos, la Argentina debería otorgar reembolsos a las exportaciones de productos pesqueros a España, para equilibrar el cobro de aranceles a la importación en la UE y desalentar la pesca ilegal española en el Atlántico Sur.   


e) Profundizar y ampliar el Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo con Uruguay, tanto en lo referente a la política portuaria, de navegación y pesquera, pero también para integrarnos social y económicamente, donde la Argentina, podría compensar las pérdidas que habrían de ocasionarle la efectiva prohibición del uso de puertos a los buques que pescan en Malvinas o clandestinamente dentro de la ZEE Argentina o sus recursos migratorios en la Alta Mar.


f) Con Chile es necesario iniciar un camino de integración, comenzando con el interés común en el canal de Beagle, la Antártida, los proyectos que permitan el intercambio de bienes y servicios y la navegación y control del Estrecho de Magallanes.


g) Accesoriamente y, como parte de los eventuales acuerdos con China respecto a la Pesca de Alta Mar, la Subsecretaría de Pesca y la Prefectura Naval deben revisar la efectiva baja del Registro Nacional de Beijing de las matrículas de buques de las empresas de ese origen chino radicadas en la Argentina, de modo de asegurar que, en todos los casos, paguen los derechos de importación correspondiente, hasta el momento que pueda arribarse a un Acuerdo integral sobre la pesca en Alta Mar.


 
La reciente Declaración en Asunción (por videoconferencia) de los Presidentes del MERCOSUR, además de los Estados Asociados de Bolivia, Chile y Colombia de respaldo al reclamo de Argentina sobre los derechos soberanos de Malvinas, en el marco de la LVI Cumbres de Jefes de Estado, es un paso significativo que nos demuestra, que es posible llevar adelante iniciativas con el apoyo de Suramérica.


 
Atención: ¡Camarón que se duerme se lo lleva la corriente!


 

Dr. César Augusto Lerena

Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex Secretario de Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Universidad UNNE y FASTA, Ex Asesor de la Cámara de Diputados de la Nación y en el Senado de la Nación, Consultor, autor de 25 libros (entre ellos "Atlántico Sur, Malvinas y Reforma Federal Pesquera", 2019).

http://palsur.com.ar/nota/676/brexit--pesca-y-malvinas--camaron-que-se-duerme-se-lo-lleva-la-corriente/

Serio balance de la Cuarentena y Pandemia.

Por qué estamos como estamos?


EDUCACIÓN, que lleva a la conciencia, de concientizar, para entender y de alli comprender el "por qué", este es un informe del CES Salta, de divulgación reciente, donde se nos muestra que lo que pasa desapercibido es lo más importante.




Advertencia sobre comentarios

Advertencia sobre comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...