Me gusta

miércoles, 21 de agosto de 2019

La riqueza que nos libera de deudas y pobreza








Petróleo en Malvinas: 2018 es crucial
Por Federico Bernal*  Publicada en 03/04/2018

Foto: Ámbito Austral
En el presente artículo-informe, el autor considera que 2018 será crucial en lo que hace a la explotación de crudo en las islas Malvinas, ya sea para “la gran usura hidrocarburífera colonialista o para su gran bloqueo”.
Con motivo de cumplirse un nuevo aniversario de la Gesta del 2 de Abril, se propone en este trabajo una actualización de nuestro informe de enero de 2017 en la materia, aportando los datos y reportes más recientes publicados por las petroleras que operan ilegal e ilegítimamente en Mar Argentino, Departamento Islas del Atlántico Sur, provincia de Tierra del Fuego.
Impulsadas por el triunfo del candidato kelper en la Argentina, Mauricio Macri, así como por la recuperación del precio internacional del barril de crudo desde su desplome de finales de 2014 a mediados de 2015, las petroleras corsarias (1) atraviesan el año decisivo para la puesta en desarrollo del proyecto Sea Lion, a 220 kilómetros al norte de las islas.
De marchar todo sobre rieles tal y como viene sucediendo, 2018 podrá ser testigo de la sanción (aprobación) definitiva y oficial del primer proyecto de exploración y explotación hidrocarburífera en la Cuenca Malvinas Norte. De lograrse la aprobación, la perforación comenzará en un 1 año y medio, mientras que el primer barril de crudo –de un mínimo de 500 millones descubiertos y auditados, sobre un total de aproximadamente 1.000 millones técnicamente recuperables–, habrá de producirse/exportarse durante la primera mitad de 2022. El año decisivo es este, tanto para la usura como para la defensa del patrimonio nacional y la salvaguarda de nuestra seguridad energética, económica y geopolítica.
El Observatorio OETEC anhela que esta información y su advertencia de lo estratégico del corriente año para la puesta en marcha del saqueo hidrocarburífero colonialista en Mar Argentino, sea considerada a la hora de elaborar las herramientas legislativas que permitan reactivar, por parte de las fuerzas opositoras, la irrestricta defensa de la soberanía nacional, así como bloquear las aspiraciones colonialistas del Reino Unido y la OTAN en el Atlántico Sur, la región patagónica y la Antártida argentina.

Fuente: Presentación del CEO de Rockhopper, septiembre de 2017, en la Conferencia Oil Capital. (2) Allí se descubrió y certificó la presencia de un mínimo recuperable de 500, con un máximo de 900 millones de barriles. El máximo estimado, 1.000 millones. Solamente ese mínimo equivale a casi 3 años de producción total petrolera argentina (datos a 2017), a 10 años de producción chubutense -primera productora- y a 143 años de producción fueguina. Medido en monto, esos 500 millones de barriles se traducen, a la cotización actual del Brent, en unos 33.830 millones de dólares.

De Shell a Rockhopper y el descubrimiento de 2010
La Argentina cuenta con 19 cuencas sedimentarias; de ellas, 5 son productoras de hidrocarburos (Noroeste, Cuyana, Neuquina, Golfo San Jorge y Austral). El Departamento Islas del Atlántico Sur de la provincia de Tierra del Fuego, concentra las cuencas Malvinas Norte, Malvinas Oriental y Malvinas. La primera es la que mayor actividad exploratoria recibió por parte del colonialismo británico, siendo Shell la primera empresa en lograr una perforación exploratoria exitosa en 1998 (pozo 14/10-1). La parte más sustancial de la información recopilada durante aquellos años fue vendida al actual operador Rockhopper Exploration (RE), quien adquirió las áreas propiedad de Shell en 2005.
Gracias a la información obtenida de Shell, la operadora británico-kelper RE lanzó, entre 2010 y 2012, una agresiva y exitosa fase prospectiva. Su pozo 14/10-2 de 2010 en el prospecto Sea Lion (bloque PL032), en la Cuenca Malvinas Norte, dio positivo para petróleo. Hoy por hoy, la operadora del área es la británica Premier Oil, con una participación del 60%, quedando el 40% restante en manos de RE.
Los objetivos y las metas para el inicio de la fase exploratoria y la de explotación, previstos originalmente para 2017 y 2019, respectivamente, sufrieron una importante demora. Ello se debió, en una parte, al desplome en los precios del petróleo a partir de 2014; y en la otra y más importante todavía, a la seguidilla de acciones y decisiones de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner. (3).

De la reactivación macrista al estratégico 2018
El triunfo de Cambiemos en 2015, declarado candidato de los kelpers, volvió a poner en marcha con inusitado impulso el saqueo hidrocarburífero en el archipiélago. En enero de 2016, RE anunció que el Proyecto de Desarrollo Sea Lion Fase 1 entraba en la Fase de Ingeniería y Diseño Inicial (FEED, siglas en inglés) de la mano de contratistas de clase mundial. Asimismo, agregaba que «Los recursos comerciales pasaron de 160 millones de barriles a aproximadamente 220… con un pico de extracción de 75.000 barriles diarios y una vida del reservorio extendida a 20 años. La extracción comercial comenzará en 2020″. Por su parte, la socia de RE, Premier Oil anticipa que la Fase 1 durará 18 meses» (Reporte Anual – 2015).
Pero la demora en la recuperación del precio internacional del barril de petróleo extendió los plazos. De acuerdo a los últimos informes de 2017, el inicio oficial del proyecto se estaría trasladando a 2018, con una inversión máxima estimada de 1.500 millones de dólares. Efectivamente, en su ponencia de septiembre de 2017, en la célebre conferencia anual de Oil Capital, el CEO de Rockhopper fijaba en 2018 el año medular.
Sin embargo, y más allá de los retrasos, Premier y RE continuaron con sus estudios de relevamiento hidrocarburífero. Los números anunciados en septiembre de 2017 sitúan la producción recuperable en un mínimo de 517 millones de barriles de petróleo:

Fuente: Presentación del CEO de Rockhopper, septiembre de 2017, en la Conferencia Oil Capital. El subrayado es nuestro.
Si bien la producción técnicamente recuperable, descubierta y auditada, ronda un mínimo de 500 millones de barriles, el escenario que las operadoras presentan oficialmente proyecta una cifra cercana a los 1.000 millones de barriles a ser extraídos en un plazo de 20 años:


Fuente: Presentación del CEO de Rockhopper, septiembre de 2017, en la Conferencia Oil Capital. Las tres fases de explotación y su producción total y acumulada (superpuesta). La duración para las tres es de 20 años.
El CEO de RE explicó también que 2018 decidirá la suerte tanto de la financiación requerida (1.500 millones de dólares) como de la aprobación del estudio de impacto ambiental ya formalmente presentado por Premier a las autoridades coloniales isleñas.
Y todo parece indicar que este año se conseguirá el capital mencionado, dando por sancionado el proyecto y con él el inicio de la primera fase, con alrededor de 23 pozos. La perforación comenzará al año y medio después de la sanción, mientras que el primer barril de petróleo producido a los 3 años y medio. ¿Qué se hará con la producción? Se la exportará, lógicamente. Las opciones son dos: los buques de las naciones u empresas compradoras se acercarán al yacimiento, o bien la producción se trasladará a las islas desde donde se hará el traspaso. Esta última opción se ha establecido geográficamente en Bahía de la Anunciación, fiordo ubicado en el noroeste de la Isla Soledad. La frecuencia de carga máxima se dará entre el primer y segundo año de explotación, con 13 días de diferencia entre un buque comprador y otro, para luego reducirse a 46 días durante los subsiguientes 10 años.
Equivalente de producción nacional y provinciales
Recordamos las proyecciones de Premier y RE: para la primera fase, una producción total de 220 millones de barriles; para la segunda fase, 300 a 500 millones de barriles. El total estaría arrojando un mínimo de 500 millones de barriles a un techo de 900 a 1.000 millones de producción. Contextualicemos ahora dichos volúmenes en términos de producción nacional y provincial:

Fuente: Elaboración propia en base a datos de Premier Oil, RE y Tablas Dinámicas, Ministerio de Energía y Minería de la Nación.
De la tabla observamos los siguientes resultados: 1) La producción nacional de 2017 es un 36% del mínimo de producción estimado para Sea Lion; 2) La producción mínima de Sea Lion equivale a 2,8 años de producción total argentina; 3) La producción anual de Chubut (2017) es un 10% de la de Sea Lion; 4) La producción mínima de Premier/RE rondará la producción de 10 años para esta provincia; 5) La producción anual fueguina representa un 0,7% de la producción mínima para la Cuenca Norte Malvinas; y 6) La producción mínima de Premier/RE equivale al acumulado de 143 años de producción petrolera de Tierra del Fuego.
En monto, a la cotización del Brent de 67,66 dólares/barril (2 de abril de 2018), los 500 millones de barriles se traducen a 33.830 millones de dólares. A propósito, el precio mínimo para la viabilidad del proyecto fue establecida por las empresas, a enero de 2018, en 45/50 dólares el barril.
Conclusiones
Para tomar real dimensión de la importancia del proyecto Sea Lion, el CEO de RE en su conferencia de septiembre del año pasado enseñó la diapositiva que colocamos debajo:

Fuente: Presentación del CEO de Rockhopper, septiembre de 2017, en la Conferencia Oil Capital.
Al momento de mostrarla explicó: «Sean Lion, el quinto descubrimiento en off shore del mundo en aguas no profundas realizado entre 2010 y 2016».
Como fuera anticipado en la introducción, 2018 será el año bisagra para la usura colonialista en Mar Argentino, por supuesto, siempre y cuando se mantenga Cambiemos en el poder más allá de 2019. ¿Por qué 2018 es estratégico? Por un lado, porque las operadoras estiman que la riqueza económica de su proyecto Sea Lion conseguirá en el transcurso de este año el financiamiento requerido por 1.500 millones de dólares, una parte de los cuales aseguran ya tener confirmados a través de sendas cartas de intención y negociaciones más que avanzadas con bancos nacionales del Reino Unido, Noruega, Alemania y Holanda. Por otro lado, porque el estudio de impacto ambiental de cerca de 1.500 páginas fue presentado al gobierno colonialista kelper a comienzos de este año y, según trascendió, contaría con su aprobación.
Si todo marcha como prevén Rockhopper y Premier Oil, el desarrollo del proyecto comenzará en 2019, con el primer pozo productor de un total de 23 a ser perforado entre enero y junio de 2020. El primer barril de crudo comenzará a fluir a la superficie (al barco de almacenaje) durante la primera mitad de 2022.
Las exportaciones de la producción serán inmediatas, con un buque comprador nuevo cada 13 días durante los primeros dos años, y de 46 días durante los subsiguientes 10 años. El gráfico de abajo, extraído de un informe de Premier, muestra dicha frecuencia y las cantidades totales de buques petroleros por año:

Fuente: Premier Oil, Estudio de Impacto Ambiental del proyecto Sea Lion, 2018.
Como puede apreciarse, los primeros cinco años tendrán una presencia total de entre 20 a 27 buques petroleros extranjeros por año fondeando en Malvinas. A la importancia geopolítica y geoestratégica de la base militar más poderosa de la OTAN en el Atlántico Sur, agregar además su importancia como productora de crudo, con una presencia aproximada de 30 buques petroleros por año para el primer lustro de producción procedente de naciones y empresas compradoras foráneas.
Con la administración pro-británica de Mauricio Macri y el reaseguro invaluable de tener al Grupo Shell en el Ministerio de Energía, las campañas exploratorias retoman el ímpetu de la segunda mitad de los noventa, paradójicamente, las que tuvieron a Shell como gran descubridora de petróleo en la Cuenca Malvinas Norte.
Pero el petróleo del Departamento Islas del Atlántico Sur de la provincia de Tierra del Fuego hasta ahora descubierto (apenas 1 área de las decenas licitadas), no destaca solamente por su importancia productiva (3 años de producción nacional) ni económica (33.800 millones de dólares), sino y muy especialmente por su relevancia geopolítica. Desde nuestras Malvinas, la autosuficiencia y la riqueza otorgados a la administración política de la base militar derivados de la actividad hidrocarburífera conducirá a un reclamo de mejoramiento belicista dado el botín en juego (léase, obligada optimización con armas nucleares). Una vez iniciado el desarrollo de Sea Lion, el Reino Unido creará nuevas hipótesis de conflicto que su experimentada diplomacia coordinará y sellará con las naciones y empresas compradoras de nuestro crudo saqueado. Si durante la guerra contó con determinante apoyo estadounidense, imagínese el lector si entre los compradores de crudo malvinense se anota la nación norteamericana. Malvinas pasará automáticamente a ser parte de la agenda de Rex Tillerson.
Las aspiraciones colonialistas del Reino Unido y la OTAN en el Atlántico Sur, la región patagónica y la Antártida argentina habrán dado un estratégico e histórico paso con la aprobación en 2018 y puesta en marcha a partir del año que viene del proyecto Sea Lion.
El Observatorio OETEC anhela que esta información y su advertencia de lo estratégico del corriente año para la puesta en marcha del saqueo hidrocarburífero colonialista en Mar Argentino, sea considerada a la hora de elaborar las herramientas legislativas que permitan reactivar, por parte de las fuerzas opositoras, la irrestricta defensa de la soberanía nacional, así como bloquear las aspiraciones colonialistas del Reino Unido y la OTAN en el Atlántico Sur, la región patagónica y la Antártida argentina.
(1) Corsario, y no pirata, porque los primeros llevaban patente de corso, es decir, un título otorgado por la máxima autoridad real, la cual lo habilitaba para realizar sus fechorías siempre contra los enemigos de la monarquía (entonces la Tudor de la reina Isabel I) pero bajo pabellón británico y financiada con recursos reales. Las operadoras petroleras en nuestro Mar Argentino cuentan con aval de Londres. Por ende no son piratas sino corsarias.
(2) Oil Capital, con sede en Londres, es una entidad no gubernamental compuesta por los principales inversores de la industria hidrocarburífera europea.
(3) Entre las más destacadas acciones destinadas a bloquear el pillaje petrolero podemos citar: a) La cancelación, en 2007, del Convenio sobre Exploración y Explotación conjunta de hidrocarburos suscripto con el Reino Unido de 1995; b) La Resolución 407 de la Secretaría de Energía de la Nación (abril de 2007); c) El Decreto 256 de 2010; y d) La Ley 852 (Gaucho Rivero) de 2011, que aunque inicialmente fueguina, contó con apoyo del gobierno nacional logrando extenderse a todas las provincias argentinas con salida al mar.
(*) Director del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo.
Bibliografia:
Oil Capital 1
Oil Capital 2










lunes, 12 de agosto de 2019

BREXIT + IMPERIO BRITANICO = MUERTE DE ARGENTINA!

Adrian Salbuchi, fundador del PSR/Proyecto Segunda República, describe algunos de los entretelones poco divulgados del complejo proceso conocido como "BREXIT" que llevó al Reino Unido a abandonar la unión Europea en junio 2016. También describe el enorme peligro que esto representa para la Nación Argentina ya que Gran Bretaña vuelve a su tradicional vocación de Imperio Mundial 












La correspondencia en este video ficticio y sarcástico, entre la fantasía graciosa de sumisión inconsciente, y la explotación de la elite financiera mundial con los países del tercer mundo, es aterradora.


Un ilícito incuestionable

13 de Enero de 2010

El historiador e investigador Alejandro Olmos Gaona (hijo del famoso Alejandro Olmos) cuenta su experiencia en la exitosa investigación de la deuda externa Ecuatoriana.

Propone investigar y auditar publicamente la Deuda Externa Argentina por su ya conocida ilegalidad. 











La correspondencia en este video ficticio y sarcástico, entre la fantasía graciosa de sumisión inconsciente, y la explotación de la elite financiera mundial con los países del tercer mundo, es aterradora.









viernes, 9 de agosto de 2019

Argentina on Sale (Free Tax) parte 3


La cartelización en el concurso petrolífero Costa Afuera (II) y la sombra del ARA San Juan
En la nota anterior La cartelización en el concurso petrolífero Costa Afuera (I) y sus gravísimas implicancias,se expuso como todas y cada una de las empresas que concurrieron concertadamente al mismo en violación a la ley de defensa de la competencia, se llevaron su tajada. No obstante haber hecho algunas de ellas ofertas insignificantes, poniendo así la pata sobre áreas sobre las que tendría derechos por tiempo indefinido, en un mar extraterritorial embargable y sujeto al arbitraje extranjero. Pero además macabramente, la coincidencia del desarrollo de ese concurso con el trágico siniestro del ARA San Juan, les habría permitido a empresas inglesas y noruegas relacionadas con la explotación del petróleo en Malvinas, contar con datos obtenidos clandestinamente por parte el buque inglés de investigación petrolera con bandera noruega Seabed Constructor, mientras buscaba el ARA San Juan. Buque que también está  implicado en la explotación del petróleo en Malvinas.
Por Javier Llorens – 28/7/2019
La cartelización por parte de las compañías intervinientes en el Concurso Publico Internacional Costa Afuera Nº 1, resulta evidente por una serie de indicios concomintantes. Reveladores de la existencia de una mafia petrolera de altísimo nivel, que como modernos filibusteros de la Cofradía Hermanos de Costa de la isla Tortuga, les habría permitido arreglar los resultados del concurso, como para que todos quedaran contentos y conformes.
El origen de la palabra filibustero tanto en francés, como en inglés, y neerlandes, significa “»que se hace del botín libremente». Cuya característica especial que lo diferenciaba de otros piratas, era que no se alejaban de la costa, la bordeaban y saqueaban las localidades costeras.  Algo parecido sucede con la actividad petrolera Costa Afuera, en la que los modernos Hermanos de la Costa consideran que en ella no cabe competencia alguna porque existen altos riesgos de toda índole, y por ello lo hacen de manera casi ostensiblemente cartelizada o en fraternal cofradía.
Pero acorde con el principio de “hacerse con el botín libremente”, o lo más libremente posible, algunos hermanos de la Cofradía de la Costa Afuera, también parecen haber obtenido información libremente, o mejor dicho clandestinamente, aprovechando la oportunidad que brindaba la desesperada búsqueda en el lecho marino del desaparecido ARA San Juan y sus 44 tripulantes.
La sombra del ARA San Juan
A mediados de diciembre de 2017, pocas semanas después de la desaparición del submarino ARA San Juan y mientras se desarrollaba una frenética búsqueda internacional del mismo, el entonces ministro de Energía Juan José Aranguren anuncio el lanzamiento en el año entrante del concurso Costa Afuera que se acaba de adjudicar.
Tras el fracaso de su búsqueda, la Armada Argentina contrato a la empresa Igeotest Ciences S.L. un ROV (Remotely Operated Vehicles) que iba a operar desde un buque de la Armada, para reiniciar su búsqueda en lugares donde antes se habían obtenido hallazgos de señales significativas. Pero no obstante a mediados de año sobre esta adjudicación cayó de repente una notable campaña adversa desde los grandes medios, típica de cuando se haya algún otro negocio de por medio.
De esta manera se dio de baja ese pre adjudicación, y seguidamente se contrató expeditivamente a esos efectos por el doble del monto a Igeotest, a la empresa inglesa Ocean Infinity. Disfrazada a esos efectos como estadounidense, porque cuenta con una filial en Houston, Texas. Quien en septiembre de ese año se lanzó a la búsqueda del ARA San Juan con el buque de prospección y servicios petroleros Seabed Constructor.
El mismo es propiedad del grupo inglés Swire, y cuenta con bandera noruega por estar a nombre de la filial de ese grupo en este país eminentemente petrolero denominada Swire Seabed (Swire Fondos Marinos). El Seabed Constructor es considerado el buque civil más avanzado del mundo, por los ocho robots de altísima tecnología que porta para la exploración del lecho marino, y la prospección geofísica de su subsuelo, destinada a la actividad petrolera off shore.
Acorde con sus sutiles potencialidades, dicho buque ha protagonizado diversos incidentes en el mundo, acusado de efectuar exploraciones clandestinas de los fondos marinos, que es el último gran recurso con que cuenta la humanidad, y por eso esa información puede resultar valiosísima.  Incluso empleando como excusas siniestros catastróficos, como fue el caso del avión de Malaysia Airlines. Y también hizo algo parecido recientemente en Malvinas, con la excusa de buscar buques alemanes hundidos en la batalla naval de Malvinas de 1914.
En busqueda del ARA San Juan, durante dos meses el Seabed Constructor anduvo husmeando en una amplia zona correspondiente a la Cuenca Argentina Norte (CAM) sin dejar rastros satelitales de ello. Para recién sobre el vencimiento del plazo, dirigirse al punto de referencia más importante encontrado en las búsquedas previas con sonar, donde efectivamente estaban los restos del ARA San Juan.
Y seguidamente en forma sospechosa, en vez de regresar al continente, para entregar los resultados del hallazgo, se dirigió a toda marcha a Ciudad del Cabo, como quien se lleva algo de contrabando, desde envió los datos digitales del hallazgo. Y como si eso fuera poco en marzo de este año, antes de que se abriera el concurso en cuestión el 16 de abril, regresó a la zona, haciendo un largo periplo desde Montevideo hasta Puerto Argentino, como si hubiese dejado algo olvidado allí.
El caso es que si el Seabed Constructor en su búsqueda hizo un relevamiento gravimétrico y magnético del lecho marino con los ocho ultramodernos vehículos robots que porta, esa información resultaba valiosa para los ofertantes de las áreas ubicadas en la Cuenca Argentina Norte, en el límite de la plataforma continental por donde navegaba el ARA San Juan.
Y casualmente quienes ofrecieron los más altos precios por Km2 esas áreas, y se quedaron con varias de ellas, son la empresa inglesa Shell, que es el país de origen del Seabed Constructor, y la empresa estatal noruega Equinor, que lleva la bandera de ese país.
Tal como se puede ver en la siguiente imagen, en la que aparece los detalles de la adjudicación de cada área. Con la anotación en primer lugar del puesto que ocupa en relación a los montos ofertados en esa Cuenca Argentina Norte, ordenados de mayor a menor. En segundo lugar quienes son las compañías adjudicatarias de ella. Y en tercer lugar el monto ofertado en miles de dólares por kilómetro cuadrado (Km2)  por ella. Habiéndose detallado en el mapa con líneas amarillas, el área de búsqueda del ARA San Juan.
Resultando notable la coincidencia consistente en que las áreas que más valorizaron la inglesa Shell asociada con Qatar, y la noruega Equinor, por su cuenta y asociada con YPF, son las más cercanas donde fue encontrado el ARA San Juan. Ofertando por dichas áreas (Can_109, Can_114, y Can_108) montos hasta más de siete veces superiores a los de las áreas vecinas, ofertados por Total – BP (Can_107, Can_111, y Can_113). Encontrándose en solitario y en quinto lugar la oferta de YPF y Equinor, fuera del área de búsqueda del ARA San Juan, con un monto equivalente a una tercera parte del monto máximo ofrecido dentro del área de búsqueda (CAN_109).
En una próxima nota se vera que el buque inglés noruego y la empresa Ocean Infinity que lo chartea, también estén involucrados  en la maniobra de derogar en la practica mediante lo que en derecho se conoce como desuetudo, de la legislación argentina que obstaculia la explotación del petróleo en Malvinas.-
Próximamente:
-La cartelización en el concurso petrolífero Costa Afuera (III) y el desuetudo de la legislación petrolera respecto Malvinas
Mapa con el área de búsqueda del ARA San Juan

Advertencia sobre comentarios

Advertencia sobre comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...