Me gusta

lunes, 4 de julio de 2016

GRAL. PERÓN 1936



TOPONIMIA PATAGÓNICA DE ETIMOLOGÍA ARAUCANA – GRAL. PERÓN 1936-

Por Javier Cornejo
Julio 2016
 
En reiteradas oportunidades me referí al Dr. Julio Carlos González, a su persona, a sus esclarecedoras obras que configuran el sostén de mis escritos. 

Inventariar las mismas excede con creces el espacio de esta columna, por lo que en esta oportunidad sólo haré mención a su último libro que fuera publicado recientemente por Editorial Docencia: “Desde la Patagonia hacia Hispanoamérica unida”. En ella, nos expone el libro que escribiera el General Juan Domingo Perón en 1936: “Toponimia Patagónica de Etimología Araucana”, su interrelación con el autor, su antropología, la simbiosis genética que dio por resultado un ser humano del que todos estamos informados, pero al que no conocemos en su persona. 

LA OBRA  

Un inédito y sumamente fundado estudio del que valga como anticipo y síntesis los siguientes conceptos:
La antropología es la ciencia que trata los aspectos biológicos del hombre y su comportamiento como miembro de una sociedad. En el caso de Perón abarca cuestiones elementales como el conocimiento de su rama paterna y de su rama materna, la educación, las enseñanzas que recibió y los estudios transmisores de conocimiento que pudo recibir inicialmente en escuelas primarias y establecimientos secundarios, su ingreso al Colegio Militar.

Juan Domingo Perón Sosa figura en sus documentos de nacimiento (existen tres partidas de nacimiento de las resulta incierto el año de su nacimiento) como hijo de don Mario Tomás Perón y de Doña Juana Sosa Toledo. 

Nacimiento, niñez, adolescencia, adultez explicitados minuciosamente donde su abuela paterna Dominga Dutey Bergougnam (vasco-francesa) tuvo especial influencia.

NUESTROS DÍAS

Ante el silenciamiento absoluto que fuera impuesto a su persona a partir del 24 de marzo de 1976, es preciso traer a colación un botón de muestra de tal circunstancia:
En 1980 se estrena en Londres una composición musical creada por ingleses, cantada en género de “ópera”, que llevaba por título “Evita”. En ella los dos personajes principales son “Eva Perón” y el “Che Guevara”. Comienza la partitura con estos versos:

“No llores por mí, Argentina
Mi alma está contigo…”

Los dos personajes entonan cantos referidos al quehacer social, económico y político que arranca de los tiempos que Eva Duarte era esposa del tres veces Presidente Constitucional del Estado Nacional Argentino.

En diversas arias de la ópera se resalta una “presunta” congruencia ideológica-filosófica entre Eva Perón y el Che Guevara. ESTO ES HISTÓRICAMENTE INEXACTO. Las dos personas de marras jamás se conocieron y vivieron épocas distintas. Eva nació en 1919 en Bs.As. y falleció en 1952. Guevara Lynch en 1928 y murió en Bolivia en 1967. Actuaron en hechos y actos disímiles.

No obstante, ambas figuras usadas al paroxismo por el kirchnerismo, se origina en la simbiosis acuñada por la ópera británica promocionada por todos los sectores.

En tanto, la figura del General de Ejército Don Juan Domingo Perón, que, con absoluta coherencia, en sus tres gobiernos, transformó la Estructura Económica, la Estructura Jurídica y la Estructura Social de la Argentina de una manera profunda, ha desaparecido de todos los lugares: de textos de estudios de universidades, de colegios y de escuelas, de actos políticos, de actos sindicales, y de rememoraciones jurídicas y económicas.

Desapareció en un adrede silencio, no se menciona en medios de comunicación de ninguna orientación política, y hasta sus restos fueron sepultados en el lejano pueblo de San Vicente. En definitiva, un bien pensado plan elaborado para diluir su figura y erradicarlo de nuestra historia.
Indudablemente el traslado de sus restos fue la segunda profanación de su cadáver. La primera tuvo lugar cuando en la década de los 80 su cuerpo fue mancillado, y fueron mutiladas sus manos. Un quehacer macabro que, para dejarlo impune y no esclarecerlo nunca determinó se realizaran siete homicidios para encubrirlo.

Juan Domingo Perón pasó a ser el hombre contra el cual la perversión de sus enemigos no se llama a sosiego ni después de su muerte. Su finalidad: que la obra Justicialista quede trunca, sin continuadores de su pensamiento, programa y metodología, que la Comunidad Organizada fuera enterrada junto a su cuerpo por los menematos y kirchneristas sepultureros corruptos y confesos de nuestra argentinidad.

Ello como consecuencia que la persona física del Gral. Juan Domingo Perón es desconocida, y el ser, los valores y sus causas u objetivos finales son ignorados por la ciudadanía argentina cuanto por la hispanoamericana. 

De allí la importancia trascendental de la obra del Dr. Julio González que rescata al Perón vivo, trasformador de la Argentina pastoril en un Estado Nacional industrial, tecnológico, científico, con plena ocupación, con objetivos personales de progreso social para todos los ciudadanos que en definitiva configura el motivo y alegría de vivir del ser humano en dignificación de su trascendencia. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Aviso

Aviso

Advertencia sobre comentarios

Advertencia sobre comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...