Me gusta

martes, 11 de julio de 2017

Y los humanos dónde figuran?



 
(seleccionar subtitulos español en ruedita) 

Socorrista robótico: China pone en marcha un barco no tripulado para salvar a la gente de ahogarse
Jul 11, 2017
Por Sputnik
China puso en servicio su primer barco robótico diseñado para salvar a las personas de ahogarse en uno de los lagos más mortales del país, informa South China Morning Post, citando a la agencia Xinhua.
Se trata de una lancha no tripulada que funciona a través de analizar los datos de más de 20 cámaras ópticas e infrarrojas, situadas alrededor del lago de los Cisnes en la ciudad de Hefei, en la provincia china de Anhui.
Estas cámaras monitorean la superficie del agua del lago y, en caso de que alguien enfrente problemas, pueden enviar alertas a los sistemas del barco sobre el paradero de la persona. Una vez procesada la información de las cámaras, una computadora a bordo de la lancha calcula la ruta más rápida y el barco se dirige al rescate.
Según compartió Wang Hu, jefe del Departamento de Policía del Agua de Hefei con la Radio Nacional de China, el barco había sido construido con el fin de reducir el número de ahogamientos en este lago artificial. De acuerdo con medios locales, 15 personas perdieron en el la vida en 2016, seis de ellas en un solo mes.
Aunque el barco no es capaz de transportar a pasajeros, puede utilizarse como una boya de rescate hasta que llegue un buque tripulado.
Sus equipos y sistemas de alta tecnología le permiten llegar a las personas en el menor plazo posible, sin colisionar con otros buques en el agua. Además, es capaz de operar cualesquiera que sean las condiciones meteorológicas y a toda ahora, añadió Wang.
Tanto el barco, como sus tecnologías fueron desarrollados y construidos por los investigadores de la Academia China de Ciencias.

Rusia lanza un programa para robotizar su sector agrícola
Jul 11, 2017
Por Sputnik
El conglomerado ruso de empresas Cognitive Technologies y la Universidad Federal de los Urales (UrFU) han puesto en marcha un programa internacional de robotización de la agricultura.
Se espera que el programa, bautizado como Ural Cognitive Agro, se inicie en los próximos meses en Rusia, Brasil y Argentina. En principio durará hasta el año 2022. Según las estimaciones, las inversiones a lo largo de los primeros tres años alcanzarán los 3.000 millones de rublos —49,6 millones de dólares—. Los fondos procederán tanto de los propios organizadores —cerca de 800 millones de rublos (13,2 millones de dólares)— como del dinero recaudado.
"El programa tiene como objetivo aumentar significativamente la eficiencia de los indicadores clave de las compañías agrícolas nacionales a través del uso de sistemas y tecnologías de inteligencia artificial robóticas", indicaron los representantes de Cognitive Technologies.
La iniciativa también prevé desarrollar sistemas robóticos aéreos y terrestres, además de llevar a cabo actividades educativas en el campo de la visión artificial y las redes neuronales.
Durante el programa se planea formar a más de 200 especialistas cualificados en áreas clave, tales como la robótica y la inteligencia artificial aplicada a la llamada 'agricultura inteligente' (smart agriculture).
De esta manera, Cognitive Technologies enviará a los instructores a organizar y administrar los talleres, además de garantizar la participación de estudiantes de la UrFU en proyectos reales para crear vehículos agrícolas no tripulados.
Se espera que el efecto económico de la implementación del programa alcance los 30.000 millones de rublos —496 millones de dólares—.
Según los analistas internacionales, el uso de los sistemas robóticos en la agricultura permite mejorar los procesos de negocio en un promedio de entre el 50 y el 70%, sobre todo gracias a la reducción del consumo de combustible, de las pérdidas de agua y electricidad, y al aumento de la cosecha mediante la reducción de las pérdidas alimenticias (entre un 60 y 80%).

¿De verdad tendremos microchips en el cerebro y una mente superior en solo 10 años?
Publicado: 11 jul 2017
Bryan Johnson, empresario y fundador de la compañía de neurotecnología Kernel, explica hacia adonde se dirige la evolución cognitiva de la humanidad.
Imagen ilustrativa
pixabay.com
La comunidad científica no se quita de la cabeza la revolucionaria idea de que futuros implantes de microchips en el cerebro nos permitan mejorar nuestras capacidades mentales. Bryan Johnson, empresario y fundador de la compañía neurotecnología Kernel, ha explicado en una entrevista con el portal Wired por qué en un futuro próximo todos llevaremos estas placas en nuestras cabezas.
Según el empresario, la razón para implantar este tipo de chips radica en el hecho de que "el siguiente límite de la aspiración humana está dentro de nuestros cerebros". "Ahora entendemos el mundo a través de nuestros mecanismos sensoriales", pero la humanidad "encontrará miles de millones de Everest" si nosotros "desbloqueamos nuestros cerebros", explica Johnson.
"Me siento increíblemente restringido en mi capacidad de procesar información, de recordarla y de consumirla", sostiene el empresario, que recuerda cómo incluso la imaginación funciona de tal forma que uno "solo puede imaginar algo con lo que está familiarizado".
¿Un chip de 'superinteligencia' en 10 años?
El objetivo de la compañía de Johnson pasa por desarrollar tecnologías de implante de microchips en los cráneos de personas con enfermedades o disfunciones neurológicas para reprogramar sus redes neuronales y restaurar de esa forma algunas capacidades perdidas. Sin embargo, las actividades de la empresa no se limitarán a esta práctica, pues en tan solo 9-10 años incluso las personas sanas podrán utilizar esta tecnología, según estima el fundador de la compañía.
El científico admite no estar convencido de que sea posible "abrir" el cerebro y hacernos superinteligentes, ya que —asegura— el cerebro es "increíblemente complicado". No obstante, Johnson predice que en 5 ó 10 años podría tener lugar un "avance fundamental" sobre esta cuestión. 
Interpelado acerca de si las tecnologías de inteligencia artificial (IA) pueden llegar a experimentar este salto evolutivo sin necesidad de mejorar el cerebro humano, Johnson se muestra categórico: es imposible. Según él, como el ser humano "reina en el planeta" y es "la forma más poderosa de inteligencia", "no tiene más alternativa que 'abrir' el cerebro" y contribuir a la evolución cognitiva, siempre que la humanidad quiera ser feliz en los próximos "30, 40 o 50 años". "Ahora estamos en la época de la evolución autodirigida genética, biológica, neurológica y físicamente", resume el fundador de Kernel.
Para los que puedan estar en contra...
A todas aquellas personas que se muestran en contra de los cambios y temen todo lo nuevo, Johnson las anima a resignarse. "¿Por qué pensamos que lo que tenemos ahora es tan sagrado? ¿Por qué pensamos que somos un estándar sagrado y que para cambiar la configuración necesitamos alguna justificación masiva? ¿Acaso la humanidad no se halla inmersa en un esfuerzo constante por cambiarse a sí mismo?", se pregunta el empresario.
¿Nueva razón para la desigualdad social?
Interpelado sobre si la gente que tendrá chips en el cerebro será superior a los que no los tendrán, Johnson compara la situación con la educación privada, subrayando que esa desigualdad ya tiene lugar, si bien la aspiración para mejorar siempre ha existido. En este sentido, el empresario confía en que esta tecnología "sea asequible para miles de millones de personas".
En términos generales, el hombre de negocios asegura que esta práctica es "incuestionablemente inevitable", de tal forma que —según él— en 100 años los libros escritos hasta la fecha serán demasiado "elementales" para el cerebro humano y se usarán solo para entender cómo vivía la gente antes y estudiar la vía evolutiva de la humanidad.

Crean tienda robot que viaja sola por la ciudad sin vendedores
Jun 19, 2017
La compañía sueca Wheelys inicia las primeras pruebas de una tienda automática sin dependientes.
El novedoso formato se está ensayando en el campus de la Universidad Tecnológica de Hebei (China).
En las cadenas minoristas ya son habituales las soluciones para automatizar parcialmente el proceso de compra, como el sistema de autopago, donde el comprador registra sus propios productos.
Este enfoque permite reducir los costes de personal y aumentar la velocidad del servicio al cliente.
Pues bien, la compañía sueca Wheelys, dentro de su proyecto Moby propone prescindir por completo de personal en la tienda.
Además, está construida sobre una plataforma con ruedas, así puede moverse de forma independiente y abarcar más de un área.
La tienda automática de Moby funciona 24 horas, y para comprar productos en ella los clientes deben disponer de una aplicación asociada a una tarjeta bancaria.
Para entrar en la tienda solo tiene que escanear un código de barras, colocado cerca de la puerta principal.
Una vez dentro, el comprador toma simplemente el producto de la estantería y escanea el código de barras a través de la aplicación, y luego con una tarjeta de crédito se le cobrará la cantidad requerida.
La tienda detecta por medio de sensores en los estantes cuando se ha terminado algún producto y lo repone automáticamente.
En el futuro, Wheelys junto con ingenieros de la Universidad de Tecnología de Hebei, tiene la intención de mejorar el sistema de seguridad de la tienda, añadiendo la posibilidad de reconocimiento de los clientes mediante datos biométricos.
Más adelante, están planeando abrir una tienda para el gran público, pero por el momento el proyecto se encuentra en su fase beta.
Visto en : El Microlector

 

 
 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Advertencia sobre comentarios

Advertencia sobre comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...