Me gusta

lunes, 2 de abril de 2018

Una historia malvinense



Voló en la guerra y volvió a las islas en un viaje histórico
2 DE Abril 2018
 Rafael Cornejo piloteó un avión antisubmarino y el lunes llevó a los familiares a Darwin.
Placas donde están los nombres de los soldados caídos en combate en Darwin. Gentileza Rafael Cornejo Solá.
Rafael Cornejo Solá fue piloto de la Armada Argentina en la guerra de Malvinas. Durante el conflicto en el Atlántico Sur fue parte de la escuadrilla antisubmarina y de realizar tareas de reconocimiento. Tuvo una carrera destacada y en el 2010 fue designado comandante de la Aviación Naval en la Base Naval de Puerto Belgrano. Fue el primer salteño en llegar al grado de contralmirante.
Nació en Salta el 31 de julio de 1955 y egresó de la Escuela Naval Militar como guardiamarina en diciembre de 1977 y orientó su actividad como piloto naval. Este oficial multicondecorado, que formó parte de la Marina por 40 años, realizó doce misiones de combate durante el conflicto que enfrentó al país con Gran Bretaña.
En diálogo con El Tribuno, recordó cómo vivió aquellos días. "Me acuerdo de lo que uno hacía como profesional, estábamos comprometidos con las operaciones y trabajábamos como profesionales. No pensábamos en la política, ni lo que significaba una guerra, la trascendencia que tenía", explicó.
Al estallar el conflicto, tenía cinco años como oficial. Cornejo Solá comentó que tenía un entrenamiento militar importante y se sentía preparado para el conflicto. "La mayoría de las misiones nuestras eran de reconocimiento y de exploración, donde salíamos de noche. Los vuelos hacia las islas eran muy estresantes", resaltó el contralmirante.
Durante la charla, diferenció el combate aéreo del terrestre y los calificó como "distintos". "El combate en tierra es muy duro, enfrentarse al enemigo, estar en tierra con el frío, la lluvia. En cambio, en el combate aéreo uno desaparece en segundos y no hay contacto visual ni físico con el enemigo pero la adrenalina es tremenda", destacó.
Durante los 74 días que duró el conflicto vivió un momento de amenaza extrema cuando fue perseguido por un avión enemigo que intentó derribarlo. "Junto a mi copiloto Hugo Pascual, nos persiguió un Harrier que intentó derribarnos. Tiempo después conocí al piloto del avión inglés y nos dijo que no nos pudo derribar porque la firma calórica del tracker de nuestro avión era muy poca", relató el militar.
Cornejo Solá explicó que los misiles "se enganchan" con el calor que genera la turbina y el tracker del avión argentino tenía poca. "Con el radar no nos podía agarrar y nos tenía que ver visualmente. Como nosotros estábamos tan bajo no nos pudo ver, sino nos hubiera tirado y hoy no estaría acá. Nosotros lo habíamos sentido, con el equipo que teníamos sabíamos que nos estaban iluminando"; así contó quizás el momento más duro durante la guerra.
Volver a Malvinas
Después de finalizar su carrera en las Fuerzas Armadas, no se alejó totalmente de los aviones. Hoy forma parte de la compañía Andes Líneas Aéreas, que fue titular de todos los medios hace unos días. Este militar retirado formó parte del histórico vuelo humanitario que hizo la empresa al transportar a 214 familiares de soldados caídos en Malvinas en dos McDonnell Douglas MD-80. El vuelo arrancó en la madrugada del lunes 26 de marzo.
"Salimos de Ezeiza porque había que embarcar a los familiares con tarjeta de embarco particular, ya que era un vuelo charter y además tenía condiciones especiales porque era un vuelo humanitario. El primer avión salió a las 3.30 de la madrugada y el otro despegó a las 4. Llegamos a Mount Pleasant (base militar de la Royal Air Force en Malvinas) a las 7.15 y 7.40. Comenzamos los trámites migratorios que fueron fáciles y en cinco micros nos fuimos a Darwin, que queda a 40 kilómetros", relató.
Cornejo explicó que Andes fue una de las empresas que estaba dentro del catálogo de la Cancillería Argentina como una de líneas aéreas que podían realizar el vuelo. "Nos llamaron para ver si teníamos capacidad para hacer el vuelo con los dos aviones simultáneos y dijimos que sí", afirmó el gerente de Andes. Y continuó: "Fue una logística impresionante ya que trasladamos a 240 familiares, más la tripulación y funcionarios nacionales. Para la empresa es un orgullo tremendo y todo Andes estuvo consustanciado con la operación. Toda la empresa trabajó sabiendo que iban a hacer un vuelo histórico".
En un momento de la charla Rafael Cornejo Solá recordó que durante el conflicto tuvo como copiloto a Hugo Pascual, que años después ingresó a la empresa como piloto. "Volvimos después de 36 años en una cabina del avión a Malvinas. Aterrizamos y le dije: "Te das cuenta Hugo que pasaron 36 años y volvemos a Malvinas los dos en una cabina de avión, volando'. En este caso él como comandante de avión y yo en el transportín, en el asiento del medio ya que no soy piloto de MD", recordó Cornejo
El momento del aterrizaje fue muy movilizador para el contralmirante retirado. "Era volver a recordar el 82, todo lo que eso fue. Ver a la gente, a las madres, a los padres, a los hermanos, a los hijos abrazando las tumbas era realmente muy motivador, muy fuerte. Durante el 82 jamás tuvimos un día como el del lunes en Malvinas, jamás. Un día de sol pleno, fue un regalo de Dios poder estar ahí y haber compartido con los familiares de los combatientes", finalizó.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Advertencia sobre comentarios

Advertencia sobre comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...